RSS

Archivo de la etiqueta: sociedad

Imagen

POSGRADO UNIVERSITARIO : DIPLOMATURA EN INTEGRACIÓN SOCIO-EDUCATIVA CON APORTES DE LAS NEUROCIENCIAS

DIPLOMATURA  UBP OCTUBRE (2)

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Imagen

LA NEUROSIS DEL ESPACIO SOCIAL.

LA NEUROSIS DEL ESPACIO SOCIAL.

Los destinos individuales, están atravesados siempre por una lógica de la distribución, que tiende a mantener a cierto grupos de individuos en una estructura social estable y jerárquica, y una lógica de la historicidad que lleva al hombre en general, a conformarse con lo que “hereda”, y sólo una circunstancia que lo sacuda muy profundamente, podrá llegar a subvertir lo que siente como destino, y empujarlo a producir un nuevo lugar, a construirse sobre la diferencia. Silvia Pérez Fonticiella.

“Las últimas lluvias cayeron con suavidad sobre los campos rojos y parte de los campos grises de Oklahoma, y no hendieron la tierra llena de cicatrices. Los arados cruzaron una y otra vez por encima de las huellas dejadas por los arroyos. Las últimas lluvias hicieron crecer rápidamente el maíz y salpicaron las orillas de las carreteras de hierbas y maleza, hasta que el gris y el rojo oscuro de los campos empezaron a desaparecer bajo una manta de color verde. A finales de mayo el cielo palideció y las rachas de nubes altas que habían estado colgando tanto tiempo durante la primavera se disiparon. El sol ardió un día tras otro sobre el maíz que crecía hasta que una línea marrón tiñó el borde de las bayonetas verdes. Las nubes aparecieron, luego se trasladaron y después de un tiempo ya no volvieron a asomar. La maleza intentó protegerse oscureciendo su color verde y cesó de extenderse. Una costra cubrió la superficie de la tierra, una costra delgada y dura, y a medida que el cielo palidecía, la tierra palideció también, rosa en el campo rojo y blanca en el campo gris.
En los barrancos abiertos por las aguas, la tierra se deshizo en secos riachuelos de polvo. Las ardillas de tierra y las hormigas león iniciaron pequeñas avalanchas. Y mientras el fiero sol atacaba día tras día, las hojas del maíz joven fueron perdiendo rigidez y tiesura; al principio se inclinaron dibujando una curva, y luego, cuando la armadura central se debilitó, cada hoja se agachó hacia el suelo. Entonces llegó junio y el sol brilló aún más cruelmente. Los bordes marrones de las hojas del maíz se ensancharon y alcanzaron la armadura central. La maleza se agostó y se encogió, volviendo hacia sus raíces. El aire era tenue y el cielo más pálido; y la tierra palideció día a día.”

“Llegó la aurora, pero no el día. En el cielo gris apareció un sol rojo, un débil
círculo que daba poca luz, como en el crepúsculo; y conforme avanzaba el día, el
anochecer se transformó en oscuridad y el viento silbó y lloriqueó sobre el maíz
caído.
Los hombres y las mujeres permanecieron acurrucados en sus casas y para
salir se tapaban la nariz con pañuelos y se protegían los ojos con gafas. La noche
que volvió era una noche negra, porque las estrellas no pudieron atravesar el
polvo para llegar abajo, y las luces de las ventanas no alumbraban más allá de
los mismos patios. El polvo estaba ahora mezclado uniformemente con el aire,
formando una emulsión equilibrada. Las casas estaban cerradas a cal y canto, y
las puertas y ventanas encajadas con trapos, pero el polvo que entró era tan fino
que no se podía ver en el aire, y se asentó como si fuera polen en sillas y mesas,
encima de los platos. La gente se lo sacudía de los hombros. Pequeñas líneas de
polvo eran visibles en los dinteles de las puertas.
A media noche el viento pasó y dejó la tierra en silencio. El aire lleno de
polvo amortiguaba el sonido mejor que la niebla. La gente, tumbada en la cama,
oyó cómo el viento paraba. Se despertaron cuando el impetuoso viento
desapareció. Tumbados en silencio escucharon intensamente la quietud. Luego
cantaron los gallos, un canto amortiguado y las personas se removieron
inquietas en sus camas deseando que llegara la mañana. Sabían que el polvo
tardaría mucho tiempo en dejar el aire y asentarse. Por la mañana el polvo colgó
como una niebla y el sol era de un rojo intenso, igual que sangre joven. Durante
todo ese día y el día siguiente el polvo se fue filtrando desde el cielo. Una manta
uniforme cubrió la tierra. Se asentó en el maíz, se apiló encima de los postes de
las cercas y sobre los alambres, se posó en los tejados y cubrió la maleza y los
árboles.
Las gentes salieron de sus casas y olfatearon el aire cálido y picante y se
cubrieron la nariz defendiéndose de esa atmósfera. Los niños salieron de las
casas, pero no corrieron ni gritaron como hubieran hecho después de la lluvia.
Los hombres, de pie junto a las cercas, contemplaron el maíz echado a perder,
muriendo deprisa ahora, sólo un poco de verde visible tras la película de polvo.
Callaban y se movían apenas. Y las mujeres salieron de las casas para ponerse
junto a sus hombres, para sentir si esta vez ellos se irían abajo. Observaron a
hurtadillas sus semblantes, sabiendo que no tenía importancia que el maíz se
perdiera siempre que otra cosa persistiese. Los niños se quedaron cerca,
dibujando en el polvo con los dedos de los pies desnudos y pusieron sus sentidos
en acción para averiguar si los hombres y las mujeres se vendrían abajo. Miraron
furtivamente los rostros de los adultos, y luego, con esmero, sus dedos dibujaron
líneas en el polvo. Los caballos se acercaron a los abrevaderos y agitaron el agua
con los belfos para apartar el polvo de la superficie. Pasado un rato, los rostros
atentos de los hombres perdieron la expresión de perplejidad y se tornaron duros
y airados, dispuestos a resistir. Entonces las mujeres supieron que estaban
seguras y que sus hombres no se derrumbarían. Luego preguntaron: ¿Qué
vamos a hacer? Y los hombres replicaron: No sé. Pero estaban en buen camino.
Las mujeres supieron que la situación tenía arreglo, y los niños lo supieron
también. Unos y otros supieron en lo más hondo que no había desgracia que no
se pudiera soportar si los hombres estaban enteros. Las mujeres entraron en las
casas para comenzar a trabajar y los niños empezaron a jugar, aunque
cautelosos. A medida que el día avanzaba, el sol fue perdiendo su color rojo.
Resplandeció sobre la tierra cubierta de polvo. Los hombres, sentados a la puerta
de sus casas, juguetearon con palitos y piedras pequeñas; permanecieron
inmóviles sentados, pensando y calculando”
LAS UVAS DE LA IRA Cap.I JOHN STEINBECK.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Imagen

ETHOS CULTURAL Y SER HUMANO

ETHOS CULTURAL Y SER HUMANO

Cada ser humano construye su propio sistema de valores, de modelos y antimodelos, que luego serán los que darán sentido a su existencia. La crisis actual de los grandes ideales religiosos, políticos, científicos y morales ha hecho surgir nuevos procesos de idealización y desidealización que una sola ciencia o disciplina ya no puede explicar, por eso es necesario construir marcos teóricos multidisciplinarios , para intervenir en la vida real y cotidiana,hay que intervenir en las prácticas para transformarlas. Hay que estar atentos a la generación de herramientas para desentrañar los efectos de significación que producen los discursos sociales, esos entramados significativos que interpelan al sujeto a través de distintos “tipos” subjetivos, de categorías que lo constituyen como niño, alumno, exlcuido, delincuente, inteligente, tonto, etc.. efectos que determinan lugares , posiciones en la red de relaciones que estructuran el espacio social y que precipitan al sujeto a comportarse acorde a esas nominaciones y ocupar determinadas posiciones, haciéndole creer que su bienestar depende de mantenerse en ellas. Por eso , los profesionales del área “Psi”, a la hora de hacer un diagnóstico debemos de ser muy cuidadosos, de no quedar tambien nosotros atrapados dentro de esos discursos totalizadores y estigmatizantes, y perder al verdadero ser humano que quiere emerger desde la crisálida.
Silvia Pérez Fonticiella. Marzo 2014.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Imagen

LA SOLEDAD DE DEGAS

LA SOLEDAD DE DEGAS

Las pinturas de Degas reflejan la personalidad del artista, quien puntualizó la soledad en varios de sus retratos
Hacer clic en la imagen para leer el artículo completo de “Cultura Colectiva”

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Imagen

OCTAVIO PAZ : “La revolución humana se nutre de otredad”.

La poesía es resistencia ante la inclemencia del transcurso del tiempo. Todas las soluciones posibles de un problema específico se pueden encontrar en el lenguaje poético. A veces, es un proceso difícil y arduo, pero las respuestas suelen llegar con algo de claridad.
Siguiendo con las enseñanzas de Octavio Paz, no deja de sorprender la magia de su pluma y el misticismo de sus palabras. Paz fue un profeta de la naturaleza humana, un poeta con una sensibilidad ilimitada que pudo entender cada grieta del hombre.
-Parecería que rebelión y fraternidad juegan papeles contradictorios dentro de la terminología cotidiana, pero en ellos se encuentra el complemento necesario para un movimiento opuesto en el que la ruptura sea la causa fundamental para una nueva realidad subjetiva. La génesis de este sentimiento contestatario inicia con una pregunta que tambalea a la condición humana: El dios-maíz, el dios-flor, el dios-agua, el dios-sangre, la Virgen, / ¿todos se han muerto, se han ido, cántaros rotos al borde de la fuente cegada? Pero en el desamparo vivencial actual, la mirada autónoma gira hacia otro horizonte: el propio. Así, con un mínimo de introspección que genere una mirada entrañable con nosotros, cabe la posibilidad de posicionarnos para tomar conciencia de nuestra personalidad, de nuestro espíritu libre.
En el curso de esta transición, la conciencia interna no es movimiento cadencioso ni armónico, sino que se formula con destrucción puntual y ruptura agónica, desdeñosa: he aquí al hombre que cae y se levanta y come polvo y se arrastra, / al insecto humano que perfora la piedra y perfora los siglos y carcome la luz, / he aquí a la piedra rota, al hombre roto, a la luz rota. El planteamiento de Paz suena como un alegato al pesimismo desahuciado por la insignificancia del hombre; como una tristeza totalitaria por el entorno en el que nos mostramos como seres vivientes. Pero en la magnificencia de la nimiedad maléfica, existe un camino en el que ‘transitar’ se convierte en ‘transformación’.
En el ciclo continuo, negado, contundente, hay una deformación geométrica que coquetea con la cadencia de la luz. Una formulación libertaria comienza a gestarse en la centralidad del hombre, hasta que el abismo sale de las sombras para enaltecer un viento cristalino: ¿Abrir los ojos o cerrarlos, todo es igual? / Castillos interiores que incendia el pensamiento porque otro más puro se levante, sólo fulgor y llama, / semilla de la imagen que crece hasta ser árbol y hace estallar el cráneo, / palabra que busca unos labios que la digan, / sobre la antigua fuente humana cayeron grandes piedras, / hay siglos de piedras, años de losas, minutos espesores sobre la fuente humana. La rebelión ha iniciado. Su desenvolvimiento es determinante. La iluminación del autoconocimiento encuentra un resquicio ante la penumbra de la crisis en la que el cuestionamiento de las causas se vuelve incesante.
La desavenencia del estado propio comienza con una nueva travesía, una nueva vereda que habrá de ser recorrida con un ímpetu imperial. Las interrogaciones interpretativas se trasladan a un nuevo plano; ya no se encuentran en la egolatría de lo mío, sino en la conveniencia de lo tuyo. La curiosidad innata se dirige hacia el otro, a esos compañeros fraternales quienes reciben el nombre de humanidad: ¿la luz nace frotando hueso contra hueso, hombre contra hombre, hambre contra hambre, / hasta que surja al fin la chispa, el grito, la palabra, / hasta que brote al fin el agua y crezca el árbol de anchas hojas de turquesa? Finalmente, la respuesta de Paz es un no rotundo: una negativa absoluta cargada de sueños, cánticos, palabras, raíces, manantiales, árboles y flores, es decir, una negación que se condensa en el afecto al prójimo.
“Amar es aprender a caminar por el mundo”
Desde el surgimiento a la vida se plantea un tema conmovedor y autóctono para el tránsito por ésta: el amor. Es una aparición primigenia que encandila con su majestuosidad. El hombre no requiere de un estímulo racional para sentir y vivir una experiencia amorosa. Pero en este recorrido vivencial, las preguntas se aglomeran paulatinamente en un intento desesperado por entenderlo con cierta nitidez.
Paz empieza su meditación amorosa con una advertencia característica: Las palabras son puentes. / También son trampas, jaulas, pozos. / Yo te hablo: tú me oyes. / No hablo contigo: / hablo con una palabra. / Esa palabra eres tú, / esa palabra / te lleva de ti misma a ti misma. / La hicimos tú, yo, el destino. Así como el lenguaje es un artefacto eminentemente humano, también lo es el contorno lingüístico del amor que fue construido a través de innumerables corazones que palpitaban hacia una misma dirección. La humanidad ha sentido el incendio en sus pechos, radicalizando el pensamiento en una especie de locura interminable. La búsqueda de él no es infortunio, sino una necesidad clavada.
La carencia legítima por el otro que nos complemente y alimente no tiene un límite delineado, pues su formación se va edificando en función de las experiencias continuas. Nos movemos en un torbellino de instantes en los que se dificulta el propio reconocimiento, pero en ese tornado de realidad, el sentido del amor es la unión, la unidad de almas que puede defenderse ante los arrebatos del entorno. Como en muchos temas, Paz no se queda atrás y ofrece varias definiciones desde su visión poética sobre el significado del amor en movimiento:
Amar: / hacer de un alma un cuerpo, / hacer de un cuerpo un alma, / hacer un tú de una presencia.
Amar: / abrir la puerta prohibida, / pasaje / que nos lleva al otro lado del tiempo.
Amar es perderse en el tiempo, / ser espejo entre espejos.
Amar: una variación, / apenas un momento en la historia de la célula primigenia / y sus divisiones incontables.
El arte de amar / ¿es arte de morir? / Amar / es morir y revivir y remorir: / es la vivacidad. Te quiero / porque yo soy mortal / y tú lo eres.
Con esto, sobran los tratados, las teorías o los manuales que intenten describir el sentimiento más puro que tiene la humanidad. El amor es transmutación, un instante cegador, una forma de emigrar a otro tiempo, el reflejo en tu mirada, intimidad asumida, el primer momento, una muerte fortificada, omnipresencia terrenal, un renacimiento ingenuo, un pronombre mortal, sencillamente un tú, un contigo incondicional.
Pero en el tratamiento sutil y prolífico no hay certezas absolutas. Con el afán de dejar abierta una obra que investiga la profundidad del amor, la esperanza se ve involucrada en su sentido más amplio porque Tal vez amar es aprender / a caminar por este mundo. Aprender a quedarnos quietos / como el tilo y la encima de la fábula. Aprender a mirar. Tu mirada es sembradora. Plantó un árbol. Yo hablo / porque tú meces los follajes.

Octavio Paz y su pluma envolvente: algunas lecciones para la vida cotidiana –
See more at: http://culturacolectiva.com/octavio-paz-y-su-pluma-envolvente-algunas-lecciones-para-la-vida-cotidiana-2/#sthash.ZN9PrciB.dpuf

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Imagen

EL ARTE DE MEDIR EL TIEMPO

EL ARTE DE MEDIR EL TIEMPO  .

A través de la colección de relojes del Museo Franz Mayer es posible recorrer la historia de esta fascinante pieza. Este tipo de artefactos son el resultado del trabajo de relojeros y artífices especializados en pintura, madera, metal y otros materiales preciosos. Relojes de pie o “abuelos”, relojes de mesa, de pared, de bolsillo, así como relojes de arena y de sol conforman este acervo, dando cuenta de algunos de los episodios más importantes de este arte. La mayoría de nuestros ejemplares provienen de Holanda e Inglaterra, aunque también existen algunos alemanes, norteamericanos, y de manufactura local. La pieza más antigua de la colección, obra de Daniel M. Quare, es un trabajo inglés que data de 1680; este ejemplar es de maquinaria mecánica y, debido a su forma, se clasifica como reloj-linterna. Los relojes de este tipo se colocaban en la pared, apoyados sobre repisas de madera con perforaciones por las que pudieran atravesar las cuerdas con pesas de su maquinaria. Los relojes varían en cuanto a sus materiales; hay de diferentes tipos de madera (ébano, nogal, palo de rosa, etcétera), también existen piezas trabajadas en carey, marfil y madreperla; por otro lado, comprenden la aplicación de distintos metales y aleaciones. En cuanto a la técnica que resume el tratamiento que denotan sus cajas varía dependiendo de su procedencia: los relojes holandeses generalmente presentan trabajos de marquetería e incrustación, mientras que los ingleses se distinguen por su chapeado en caoba y raíz de nogal, así como por sus aplicaciones en metal. Entre los ejemplos más interesantes destacan los relojes que indican las fases lunares o aquellos que muestran el signo zodiacal que rige cada periodo, así como otros que sirvieron para mostrar la hora en la oscuridad u otros más de uso personal, caracterizados por comprender imágenes sugerentes. Hay algunos que tocan campanas en distintos momentos y otros que se acompañan por cajas musicales que tocan diferentes marchas y canciones populares; algunos más forman parte de muebles más grandes, tal es el caso de un reloj alemán de finales del siglo XVII cuya estructura cuenta con múltiples cajones y puertas. Por Museo Franz Mayer Gracias a http://culturacolectiva.com/

Reloj de arena

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Imagen

LOS PÁJAROS NACIDOS EN JAULA CREEN QUE VOLAR ES UNA ENFERMEDAD

Dostoyevski

 

Etiquetas: , , , ,

Vídeo

LA VIDA SOCIAL DEL ARTE…

Puedes ver el video haciendo clic sobre la imagen del cuadro “Ronda de Noche”  de Rembrandt

El Rijksmuseum de Holanda tuvo una idea: “Llevemos el arte a la gente y entonces, probablente, vendrán a ver más arte en el museo”.
Eligieron un cuadro de Rembrandt de 1642, “Ronda de noche”, y dieron vida a sus personajes, los colocaron en un concurrido centro comercial…y el resto lo puedes ver tú mism@.

The_Nightwatch_by_Rembrandt

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Zygmun Bauman – Ezio manzini Sociología y diseño industrial

ESCULTURAS CALLE

Articulación de conceptos de Zygmunt Baumany Ezio Manzini

Carolina Cardone.

Introducción

El proceso de cambios tecnológicos por efecto de la reestructuración productiva, conocido como globalización ha generado impactos y cambios en la sociedad actual dando lugar a una nueva modernidad, llamada postmodernidad.
El presente trabajo es un intento de analizar y encontrar las tendencias actuales en cuestiones sociales, productivas, ambientales entre algunos de los factores importantes que los autores estudian desde sus perspectivas, para explicar la sociedad en la época actual.

Sobre ZygmuntBauman

Es un sociólogo y filósofo nacido en Polonia en 1925, proveniente de familia judía. Por su condición de judío, tuvo que huir de los nazis a la Unión Soviética. Militó en el partido comunista en Polonia.Se ha dedicado básicamente a la docencia como profesor de filosofía y sociología en universidades europeas (Varsovia, Inglaterra) y actualmente sigue desarrollando actividades como docente en Inglaterra.

Bauman desarrolló una cantidad importante de obras, como por ej. “Modernidad y Holocausto”, “La globalización y las consecuencias humanas”,” Trabajo, consumismo y nuevos pobres”,” Modernidad liquida”, “Identidad”, entre otras,  en las cuales revela el interésy trabajo comprometido sobre conceptos y perspectivas muy importantes de análisis de la realidad y época actual, planteando el paso o transformación de la modernidad solida a la modernidad liquida, dos conceptos básicos para entender su perspectiva, relacionada a la visión del paso de la modernidad a la postmodernidad que expresan los mismos conceptos.

Define a la sociedad sólida como aquella en la que se valoraba lo perdurable, la unión, la tradición, el compromiso a largo plazo, la seguridad.Ésta ha quedado ya lejos de la actualidad en donde afirma, sucede todo lo contrario definiendo la sociedad liquida como aquella de lo efímero, lo incierto, lo impredecible, de valores relativos.

Desde este enfoque para Bauman, la sociedad actual no tiene “barreras” que canalicen su cauce  y por ende fluye libremente.En ella nada se mantiene firme y todo adquiere formas inestables, haciendo una analogía con los líquidos.El hombre ya no acepta moldes, sino que genera el suyo propio, el cual está dispuesto a cambiar infinidad de veces y donde su capacidad de acción ahora es infinita.

Bauman sostiene que la globalización es el producto y el motor de la modernidad liquida, ya que es un proceso que rompe los límites del espacio y el tiempo.

En su libro la “La Globalización – consecuencias humanas”  Bauman se refiere a la palabra globalización como provocadora de sensaciones ambivalentes, para algunos es felicidad y para otros infelicidad.Hay en realidad dos procesos interconectados que tienen que ver con que la globalización,  divide en la misma medida que une, la comprensión tiempo espacio que marca la transformación de la condición humana, muestra que así como por un lado pueden producirse flujos de negocios y de información de dimensiones planetarias, también hay movimientos que promueven procesos “localizadores” de fijación del espacio.

Para Bauman, la inmovilidad no es una opción realista en un mundo de cambio permanente, pero así como hay algunos grupos, poblaciones, etc. verdaderamente “globales”, hay otros que quedan detenidos en su “localidad. Efectivamente los “globales” dan el tono, ponen las reglas del juego de la vida, para lo cual ser “local” implica una penuria o degradación social, ocupar una posición de interpretador y no de creador, pues pierden su capacidad de negociar y generar valor.

Los procesos globalizadores incluyen una segregación, separación y marginación social progresiva.

En esta época, la característica es el espacio variable, la deslocalización de los saberes,  la deslocalización del poder,  con su consiguiente “pérdida de poder”, una nueva jerarquía caracterizada por algunos que ocupan la “cima” y otros que ocupan la “base” y una nueva clase media que oscila entre los dos extremos, situación que le hace padecer  una aguda incertidumbre existencial, ansiedad y miedo.

En el mundo que habitamos la distancia no parece ser demasiado importante, desde que se navega por la web, el espacio dejo de ser un obstáculo.

“La globalización arrastra las economías a la producción de lo efímero, lo volátil (mediante una reducción masiva y generalizada del tiempo de vida útil de productos y servicios) y lo precario (trabajos temporarios, flexibles, de tiempo parcial). Ricardo Petrella (Especialista en economía política) publicado en  “Una máquina infernal” 1997.

La industria actual está montada para producir atracciones y tentaciones, pero se produce una carrera en pos de deseos nuevos, no tanto de formas de satisfacerlos, la clave está en mantener en movimiento al deseo.

La sociedad de la etapa industrial era una sociedad de producción que utilizaba a sus miembros como productores y soldados, cada uno debía cumplir y hacerlo de buen grado. En la etapa actual, lo que importa no es tener “soldados”, sino consumidores; la norma a cumplir es ser consumidor. Para aumentar la capacidad de consumo hay que mantener despierto y alerta al consumidor, hay que producir un consumidor que quiera dejarse seducir. No todos pueden ser consumidores, no basta desear, para que el deseo sea realmente deseable, para ser una autentica fuente de placer, es necesario tener la esperanza razonable de acercarse al objeto deseado.

La sociedad posmoderna, de consumo, esta estratificada de modo tal que hay grados de movilidad, los de arriba, los de abajo,  pero una diferencia entre los de arriba y los de abajo es que los de arriba pueden alejarse de los segundos pero no a la inversa. Las experiencias vitales entre los que viven en un lado y los que viven en el “otro”, son tan radicalmente distintas que según Bauman no está claro sobre que podrían hablar los residentes de uno y otro lado si se conocieran y quisieran conversar.Los “de arriba” tienen la satisfacción de andar por la vida a voluntad, de elegir su destino de acuerdo con los placeres que se le ofrecen, pero los “de abajo”, les sucede que los echan una y otra vez del lugar que quisieran ocupar.

El acceso a la movilidad global se ha convertido en el más elevado de todos los factores de estratificación.

Para los globalmente móviles, (los de arriba, los del primer mundo) el espacio ha perdido sus restricciones  y se atraviesa fácilmente, Bauman los llama “turistas”. Para los “localmente sujetos”, los que están impedidos de desplazarse,  el espacio real se cierra, y Bauman los llama “vagabundos”.La “globalización” está estructurada para satisfacer los sueños y deseos de los turistas. Su efecto colateral, pero inevitable es la transformación de muchos más en vagabundos.

Independiente del espacio, el capital ya no necesita una mano de obra fija en diferentes lugares.Dos mundos, dos percepciones del mundo, dos estrategias. El posmodernismo no hace más que expresar las vivencias de la casta de los globales, no explica ni expresa otras vivencias que también integran la escena posmoderna. Hay una ruptura casi total entre las elites cultas y el pópulus.

Sobre EzioManzini

Arquitecto, ingeniero y profesor de diseño industrial en el politécnico de Milán. De origen italiano. Es director de la unidad de investigación DIS Diseño e Innovación para la Sostenibilidad (red internacional, http://www.desis-network.org).

Es uno de los mayores pensadores del diseño de la actualidad, ya que basa su perspectiva y sus teorías de diseño en las posibilidades de transformación social a través del diseño industrial, disciplina en la que trabaja considerando que los cambios actuales necesarios son profundos y de raíz y que el diseño debe estar a la altura y dar respuestas en desarrollos de solución perdurables, garantizando lacalidad de vida máxima para la humanidad y su evolución.

Escribió numerosos textos sobre diseño industrial “La materia de la invención” “Artefactos” “Para una transición cultural hacia la sostenibilidad” “Diseño e innovación social”“Ecología y Democracia” “Equilibrio eco-tecnológico” entre otros.

Tiene una importantísima participación mundial sobre diseño estratégico para la sustentabilidad e innovación social (Italia, China, ONU, Japón, Brasil, Holanda, Australia, etc.) siendo un experto en la materia en la que trabaja y dedica sus investigaciones desde hace 30 años.

Los conceptos más importantes desarrollados por Manzini son el de Innovación social como camino hacia un nuevo modelo de vida, desarrollando soluciones y planteamientos de escenarios a través del Ecodiseño. Propone dos maneras de actuar, una a través de la “táctica” mediante políticas medioambientales, y a través de la “estrategia”de alcanzar una ecoeficiencia social, es decir generando y propiciando nuevos comportamientos de consumo.

Otro concepto importante es el de Sustentabilidad, que Manzini define como los límites del medio físico y semiótico y la complejidad de los sistemas. Como capacidad de permanecer, de mantenerse activo en el transcurso del tiempo. El desarrollo sostenible que permite cubrir las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras de cubrir sus necesidades.

Manzini plantea que en la actualidad la percepción de la actividad productiva y técnica se ha “fluidificado”, esto se refiere a la sobreofertas de alternativas (ofertas sin límites) con propuestas de infinidad de formas que aparecen aceleradamente y que generan una importante confusión en la sociedad que no puede asimilarlas, “nos enfrentamos a la híper eleccióncon la impresión de que nunca elegimos de verdad” dice Manzini. Por esto, propone como diseñadores cambiar el concepto de bienestar basado en el consumo de productos, por el bienestar basado en la cultura de la calidad y no de la cantidad.

Las estrategias para lograr mediadores entre la oferta y la demanda se definen en dos líneas fundamentales: las que llevan a la producción de productos flexibles y las que ponen en marcha procesos flexibles. El concepto de producto flexible, implicara que el producto se adapte a diferentes tipos de usos, o destinado a diferentes usuarios para lo cual pueda ofrecer significados diferentes.  En cuanto a procesos flexibles, se refiere a que permitan soluciones técnicas, con rápidos cambios en los productos.

En la época preindustrial, en el campo de los productos materiales no había mucho para elegir, es decir, había una variedad de productos manufacturados que se han delineado en el tiempo y sobre todo en un espacio, donde por ejemplo hablar de un jarrón significaría para los miembros de un mismo grupo social, un mismo tipo de jarrón.  Y esta situación podía darse, pues eran contextos de gran estabilidad cultural y tecnológica, donde se había logrado una “convención”. Esta convención determinaba que las características de una cosa fueran implícitas, algo socialmente adquirido.

“La formación del pensamiento moderno (con la valoración de la subjetividad del individuo) y sobre todo la revolución industrial (con la introducción de nuevas formas de vida, de nuevos modelos culturales y nuevos productos) condujeron a la ruptura de todo el aparato de convenciones que constituía la cultural material de la fase precedente.”

En la época actual, el sujeto se da cuenta que no es posible vivir sin convenciones, sin algún tipo de modelos, porque elegir continuamente dice el autor es “un gran derroche de energía. “Se apunta a crear una nueva convención, que se define como “convención sistémica” en la que la velocidad de flujos de información permite a todos los productores acercarse rápidamente a la solución que mejores resultados haya dado en la práctica”.

En esta fase de industrialización madura, los procesos productivos se organizan para generar  la variedad. Señala Manzini, que en esta época  vivimos en un ambiente semiótico contaminado de mensajes, donde se produce una saturación de formas con la consecuente dificultad del público para orientarse y elegir en un contexto “tan ruidoso”. Por eso plantea el autor, que es fundamental que se re contextualice la variedad, pues estamos frente a un ambiente (tanto semiótico como físico) que contamina, que nos deja en un estado de “sin sentido.”La futura calidad del ambiente artificial dependerá de la calidad de difusión de este proyecto-producción.

La producción de identidad técnico cultural

En la fase de revolución industrial, los cambios que privilegiaban al acero, eran coincidentes con aquellos en los que se daba lo “nuevo” en maquinarias, ferrocarriles y grandes construcciones entre otros. Concretamente, esta estrecha conexión entre las propiedades del material y los campos aplicativos innovadores en los que este se venía utilizando, repetida durante un tiempo suficiente, produjo con rapidez un significado socialmente reconocido: el acero como símbolo de la dinámica innovadora moderna y del progreso.

Sin embargo, la historia de los materiales poliméricos, en la segunda fase de la revolución industrial es totalmente diferente: su introducción no solo se dio en tiempos más rápidos  sino también en campos aplicativos diversificados y aprovechando a fondo su naturaleza “plástica” es decir su capacidad para asumir formas superficiales diferentes, no asumieron una identidad propia sino que han buscado imitar identidades pasadas.El proceso de atribución de un significado cultural a los plásticos puede considerarse como el primer caso en el que la semantización de un soporte matérico deja de ser un fenómeno “espontaneo”, sino que presenta una componente de diseño consciente, aunque todavía no explicita.

Conclusiones: Algunas ideas que comparten estos autores sobre la sociedad posmoderna.

1 – Ambos autores consideran el tema de cómo funciona la “elección” en la sociedad posmoderna?Bauman considerando que es la clase de “los globales” la que marca tendencia, orienta y pauta los modelos y formatos de productos y servicios a gestionar, producir y consumir bajo la consigna de un deseo que nunca se satisface.En similar línea, Manzini piensa que nos enfrentamos a una híper- elección con la impresión que nunca elegimos de verdad, y de que los objetos no tienen un significado que nos identifiquen culturalmente.

2 – Otro aspecto en que podemos ver que sus pensamientos se aproximan, es con respecto a que en nuestra época actual “ya no hay grandes modelos de referencia” las convenciones, y valores  se disuelven dice Manzini bajo el impacto de los medios de difusión. Habla de una “fluidificación” en las actividades productivas, las cuales presentan limites indefinidos en la producción de cada vez más formas que la sociedad no puede asimilar y entra en una voracidad ciega de consumo sin sentido.Por su parte, Bauman, utiliza su conocida metáfora de “modernidad liquida”, donde procura acentuar  las características de perdida de solidez y de buenos puntos de anclaje en lo real, ya que en  nuestra sociedad los puntos de referencia son  tan dinámicos, móviles, flexibles que no da tiempo “a leer las instrucciones”.

3 – Ambos coinciden en la búsqueda de una identidad, Bauman desde la modernidad liquida, se refiere al proceso por el cual el individuo tiene que poder integrarse a una sociedad cada vez más global, pero sin identidad fija pero si maleable y voluble.Por su parte Manzini se refiere a la identidad, como la búsqueda de una estética (lenguaje y sensibilidad)  en las relaciones humanas, la cual aún no ha sido construida y lo plantea como un desafío para los diseñadores. Ambos autores, cada uno dentro de su especialidad y visión sobre el mundo, parecen coincidir en que las formas en que se gestionan los recursos materiales para producir diversos productos se pueden equiparar  con diferentes formas en la semantización de la realidad. Las sociedades han pasado por distintas épocas históricas sociales, que modelaron, delinearon y sirvieron de modelos de actuar y vincularse entre los seres humanos. Bauman ve en esta evolución de la sociedad la pérdida de identidad respecto a las raíces culturales, y tanto los saberes, como el poder están deslocalizados y perdiendo efectividad. Manzini por su parte señala que los soportes materiales de la sociedad parecen haber perdido su tradicional inercia y estabilidad, y destaca la superficialización de la experiencia y lo difuso de los límites que hacen que el sujeto se sienta perdido, navegando en una cultura donde es difícil producir significación.

4 – Otro punto de encuentro es por ejemplo en que Bauman refiere a los conceptos de modernidad sólida y modernidad liquida como un proceso en el cual se ha dejado atrás la “solidez” para entrar en una nueva estructura social fundada en la razón, que al no haber sido construida aun, se ha ocupado con lo “liquido”, con lo inestable, lo frágil, lo que necesita pasar a otro estado (de solidificación o evaporación) y donde lo único seguro es el “cambio”.Por su parte, Manzini también menciona este proceso, como de haber pasado de la era del acero, y toda la fortaleza, solidez, duración que representa este material, a la era de los polímeros, flexibles, menos sólidos y durables. Es decir, que también los cambios en la utilización de los materiales se acompañan con cambios en la forma de las relaciones sociales. De una sociedad “acero” a una sociedad “polímero”, flexible que toma forma según la necesidad cambiante, que no dura tanto y que en las relaciones sociales se manifiesta como “no involucrarse”, “no tomar partido” y acomodarse a las situaciones de manera superficial.

5 – Para terminar he analizado alguna relación entre los autores en cuanto al paso siguiente que debe dar la humanidad en el sentido de una transformación social profunda, que alcance los niveles de calidad de vida necesarios para la existencia. Desde la perspectiva de Manzini, el plantea que el proceso de transformación social está dado por el proyectode Innovación Social,  trabajando activamente sobre los comportamientos de consumo y en las tecnologías empleadas para alcanzar estos fines y generar nuevos escenarios de consumo, que permitan un estado de bienestar sostenible. Por lo tanto el papel de la tecnología es fundamental con lo cual podemos pensar su uso para el cambio hacia una sociedad sustentable, lo cual implicaría un cambio en la conciencia y hábitossociales. “En la competencia industrial, sobrevivirá lo que sea más capaz de adoptar nuevas condiciones productivas y ambientales, proponiendo soluciones de calidad.” Bauman en cambio, plantea más bien un escenario basado en la incertidumbre, donde no busca dar respuestas definitivas, dado el proceso de incesantes cambios. Bauman busca en todo caso, presentar otra manera o visión del mundo contemporáneo, para cuestionarnos sobre cuál es el futuro que queremos y cual el que nos espera.

Bibliografía y sitios consultados

ZygmuntBauman

La globalización. Consecuencias humanas 1999

Amor Líquido 2005

Modernidad Liquida 2004

Identidad 2005

http://es.wikipedia.org/wiki/Zygmunt_Bauman

Las instituciones en los bordes de la modernidad líquida.  Prof. Silvia Pérez Fonticiella

http://elextranjero.com.mx/wordpress/?p=670

http://www.lecturalia.com/autor/2331/zygmunt-bauman

EzioManzini

Artefactos. Hacia una nueva ecología del ambiente artificial 1990

Ecología y Democracia

Equilibrio Eco tecnológico

La materia de la invención

http://www.changedesign.org/Resources/Manzini/ManziniMenuMain.htm

Entrevista en Universidad Nacional  de Colombia http://vimeo.com/7510917

http://designthinks.blogspot.com.ar/2008/07/ezio-manzini.html

 

Etiquetas: , , , , , , ,

LA IMPORTANCIA DEL “GRUPO DE PARES”, PARA LOS ADOLESCENTES.

 Si realizamos una cartografía del pensamiento social clásico y contemporáneo, puede afirmarse que el ser humano no es un ser social por naturaleza, es decir, no nace social sino que “se hace”. A partir del nacimiento y mediante el proceso de socialización, adquiere la “herencia social”; este proceso es fundamental, pues a través de sus mecanismos, la sociedad produce y reproduce de manera continua su propia existencia. Podría decirse que la sociedad “fabrica sus miembros”.

Este proceso, tan bien estudiado por los sociólogos, se ve reforzado por los estudios científicos en el campo de la biología, en los que hay fuerte evidencia de que las modificaciones epigenéticas son transgeneracionales, según se ha podido constatar en muchas especies.

¿Qué significa esto?; significa que hay factores ambientales que modifican el DNA y que pueden ser transmitidos a la próxima generación. Estas investigaciones reflotarían la vieja idea, tan cuestionada a Lamarck, respecto a que determinadas características adquiridas durante la vida, son transmitidas por la herencia.

Lamarck propuso que la gran variedad de organismos, que en aquel tiempo se aceptaba, eran formas estáticas creadas por Dios, habían evolucionado desde formas simples; postulando que los protagonistas de esa evolución habían sido los propios organismos por su capacidad de adaptarse al ambiente: los cambios en ese ambiente generaban nuevas necesidades en los organismos y esas nuevas necesidades conllevaría una modificación de los mismos que sería heredable.

Bien, la moderna microbiología y la genética están encontrando cada vez más hallazgos, respecto a que Lamarck tenía razón.

Podemos hipotetizar entonces que nuestros sistemas sensoriales, nuestros valores, nuestros afectos, además de nuestros sistemas cognitivos, se  van “reprogramando” a partir del vertiginoso ritmo de vida que impone la sociedad global actual: una intensa y cotidiana exposición a la tecnología, el derrumbamiento de la solidez de nuestras instituciones de referencia y otras modificaciones que inevitablemente, se producen desde afuera hacia adentro, es decir de la sociedad hacia el individuo. Estas modificaciones adaptativas se incorporan a nuestro programa genético, lo reprograman y así, es transmitido a las siguientes generaciones.

Si tomamos conciencia de estos fenómenos que aportan las investigaciones científicas, deberemos hacernos cargo del tipo de vida que llevamos, de las elecciones que hacemos, de los valores que preservamos y de las acciones que llevamos a cabo, porque nuestras conductas y decisiones, serán una herencia para el “próximo” ser humano.

Sabemos bien que el medio en el que nacemos, condiciona las posibilidades de acceso a los bienes sociales, (educación, trabajo, ingresos, poder, prestigio, etc), situación que modelará, en parte,  nuestras oportunidades futuras.

Pero también sabemos que cada uno de nosotros puede ser un actor, un productor activo de símbolos y signos, los que utilizaremos para interpretar la realidad, para crear nuevas respuestas a esa realidad, siempre de acuerdo a los significados otorgados a cada situación.

 Desde el nacimiento, los humanos transitamos por diferentes “agencias de socialización”; el mundo social se nos presenta como algo inevitable. El niño pequeño no puede eludir a sus significantes primarios, que cubrirán sus necesidades pero que también le impondrán, tácitamente o no, pautas de conducta, hábitos, modos de ver el mundo; también lo cargarán de determinadas expectativas, lo codificarán con su lenguaje y más aún, con sus propios significantes.

En la actualidad asistimos a un fenómeno social al que podríamos llamar: “La des-institucionalización de la sociedad”. Cada vez son menos los individuos que responden a un modelo institucional de valores homogéneos, por lo cual el proceso de socialización de un individuo se va estableciendo “en pedazos”, como señala la socióloga Van Haecht (1999); esta situación se produce debido a que en esta realidad, el individuo no es “fabricado”  a partir de una sola agencia de producción social. Los investigadores clásicos  coinciden en señalar, como principales agencias de socialización, a la familia, la escuela, la iglesia, los grupos de pares y los medios masivos de comunicación.

Me interesa hoy reflexionar sobre una de estas “agencias”, como lo es el grupo de amigos o de pares. Hablamos de pares, pues son grupos de personas que comparten algunas similitudes, como la edad, actitudes hacia los adultos o figuras de autoridad, grado de desarrollo académico, bandas de música, una jerga común o ecolecto, entre otras.

Cuando el niño crece, casi en forma accidental empieza a integrarse a grupos de pares , ya sea en el barrio, en la escuela, en el club, y paulatinamente sus interacciones y participaciones en grupos se hacen más selectivas, teniendo en cuenta intereses comunes, actividades, afinidades personales…

Estos grupos atraen a los chicos, porque su estructura es bien diferente de la que presentan las otras “agencias de socialización”. Carecen de organización formal y de funciones manifiestas fijadas desde afuera, pueden tener carácter temporario y se centran en intereses inmediatos.

En sus grupos de pares, crean sus propias pautas culturales y hasta formas de comunicación, una especie de para-lenguaje, que no es generalmente comprendido por los adultos, cumpliendo justamente la función de excluirlos de este espacio que quieren sentir propio, no invadido por ellos. Estas conductas no son exclusividad de las generaciones actuales, han existido siempre con las  variaciones propias de cada contexto, y dentro del marco de permisividad de cada época y sociedad.

Pero no debemos subestimar el papel importantísimo que juega el grupo de pares en la formación axiológica y ética, del adolescente, etapa en la que se convierte en la mayor fuente de referencia.

Gran parte de la orientación del adolescente hacia el futuro, la valoración que hace del mundo de los adultos, sus actitudes, valores, metas y normas de la familia y de la escuela, sus vínculos con padres y hermanos, están condicionados por el grupo o los grupos de amigos de referencia.

El individuo se sumerge allí en  formatos de aprendizaje que no encontrará en otros ámbitos y que dejarán huellas en su cosmovisión del mundo y en sus modelos vinculares, entre otras dimensiones.

¿Qué tienen esos grupos que impactan tanto y llevan, incluso, a enfrentar al adolescente con su familia y docentes?

Algunas respuestas, tienen que ver justamente con las características estructurales de estos grupos, que hacen de ellos un campo de experiencias de relaciones más igualitarias; en general, el sujeto ejerce los mismos roles que los otros y hasta puede llegar a tener cierto liderazgo, fenómenos que marcan en general claras pautas diferenciales con la estaticidad de posiciones que puede ocupar dentro del núcleo familiar y la escuela.

El manejo del tiempo, la vestimenta, conductas relacionadas con el  género, con el sexo, con el juego, con las preferencias musicales, con los ídolos, con la discriminación, tienen formas, pautas, reglas, que son generadas por el propio grupo y con frecuencia, las mismas enfrentan y hasta desafían, aquellas que tratan de imponer la familia y la escuela.

Es característica de la adolescencia una conducta oposicionista, reivindicativa, un “hacerse oír”,  marcando la diferencia de opinión, de formas de vestir,  de actitudes.

En general, los “ídolos” que eligen los jóvenes y que toman como figuras significativas a imitar, representan valores muy opuestos a los modelos identificatorios que proporcionan el entorno familiar y escolar. Estos grupos también proveen de modelos de satisfacción, frustración y penalización. El sujeto debe aprender a medir las consecuencias de sus acciones en entornos no tan permisivos como puede ser, en general, la familia; debe también aprender a seleccionar formas de respuesta a situaciones, a modular sus afectos, en especial su agresividad,  a disfrutar compartiendo y a elaborar las pérdidas.

Decían los griegos, que es necesario el tiempo de “hacerse”, para ser; cada persona que nace tiene un largo camino por delante, para construirse; el hacerse un lugar en los grupos de pares, son espacios necesarios para el sujeto, que no deben eludirse, pues representan para el niño, para el joven, una simulación, un ensayo de lo que será su participación en la vida social ampliada.

Prof. Neuropsicóloga Silvia Pérez Fonticiella

Consultora en Neurociencias.

Bibliografía de consulta.

Bauman, Zygmunt. Modernidad Líquida.

Berger y Luckman. La construcción social de la realidad

Brígido, Ana Ma. Manual de Sociología de la Educación.

Pérez Fonticiella, Silvia. Las Instituciones en los bordes de la modernidad líquida.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: