RSS

Archivo de la etiqueta: Enseñanza

Cómo realizar la prueba Teberosky para evaluar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura

 

 

 

c50971a72f78079752da186ef987b20dHACER CLIC AQUI PARA LEER EL TEXTO COMPLETO EN LA PÁGINA ACTIVIDADES INFANTIL:

=== >>    Cómo realizar la prueba Teberosky para evaluar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

MODELO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DEL LENGUAJE

MODELO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE DEL LENGUAJE

Condemarin-Galdames-Medina

Gracias al lenguaje, el niño aprehende el mundo y lo construye. El mundo se le va haciendo progresivamente consciente gracias al lenguaje y en gran parte  surge a partir de él.

Modelo de enseñanza-aprendizaje del lenguaje.

Es por un lado un modelo Hólistico, integrando por una parte los aportes de la psicolinguística, que considera principalmente la inmersión temprana e intensiva del niño en el lenguaje escrito, como un elemento facilitador del descubrimiento de las reglas que lo rigen, y por la otra, los aportes de la sociolingüística que destaca la importancia de estudiar el procesamiento cognitivo a la luz del contexto ambiental y lingüístico donde ocurre.

Por otro lado un modelo basado en el de Destrezas, utilizado tradicionalmente por los maestros para enseñar a decodificar, considera la lectura y la escritura como destrezas complejas, constituidas por una serie de sub-destrezas que pueden ser claramente identificadas y secuenciadas.

Estas destrezas y sub-destrezas deben ser aprendidas secuencialmente, a través de la instrucción directa y sistemática del maestro, el que adopta un rol directivo  en el proceso de aprendizaje de sus alumnos. Este modelo se basa especialmente en la Psicol. Conductista que ha dejado algunos aportes tradicionales que pueden ser de utilidad.

Introducción.

El desarrollo del lenguaje oral de los niños constituye uno de los objetivos fundamentales de la educación básica, junto con el aprendizaje y desarrollo del lenguaje escrito.

Esto se justifica, porque el lenguaje oral no solo sirve de base a todas las asignaturas del programa, sino porque su progresivo dominio, constituye una fuente de crecimiento personal, tanto afectivo como cognitivo.

Los niños ingresan al sistema escolar con un buen dominio del lenguaje a nivel oral, (hablar, escuchar). Alrededor de los cuatro años, ellos conocen mayoritariamente la estructura lingüística de su habla materna, incluyendo la mayoría de los patrones gramaticales. Perciben intuitivamente que el lenguaje es funcional y que pueden usarlo para obtener cosas, darse a conocer, hacerse de amigos, reclamar, averiguar sobre objetos y acciones, y crear mundos imaginarios a través de sus propias fantasías o dramatizaciones.

ESTRATEGIAS METACOGNITIVAS.

La cognición tiene que ver con el funcionamiento intelectual de la mente humana referida a recordar, comprender, focalizar la atención y procesar la información.

La meta cognición se refiere al propio conocimiento de esa cognición. Es decir, a la conciencia que tiene una persona, de sus propios procesos de conocimiento

Lenguaje y Pensamiento.  

La aparición del lenguaje va acompañada  con las primeras manifestaciones de representación interior o simbólica.

Estas manifestaciones son la imitación diferida, el juego simbólico, la imagen mental, el dibujo o imagen gráfica  y, por supuesto, el lenguaje.

La imitación diferida que se produce sin la presencia del modelo correspondiente, constituye una actividad indispensable en el proceso del pensamiento.

El juego es una actividad fundamental para el equilibrio emocional e intelectual del niño, ya que a través de el asimila lo real a su yo.

Hay un juego de ejercicio, un juego de imitación y el juego simbólico, que es característico de la etapa pre-conceptual.

En el juego simbólico hay una transformación de la realidad; la representación es neta, esta acompañada de objetos que se  han hecho símbolos.

Generalmente se evocan situaciones vividas o pasadas, o conflictos inconscientes y muestran el apogeo del juego infantil.

La fuente del pensamiento la debemos buscar en la función simbólica y el lenguaje no es mas que una forma de ésta.

–La función simbólica es la capacidad de evocación por significantes diferenciados de su significado, tales como símbolos y signos, lo que permite la constitución de la representación o el pensamiento—

¿Qué es leer?

Leer no es solo un esfuerzo perceptivo, un decodificar símbolos gráficos en palabras, ya que esto lleva a pensar que la lectura es un hecho pasivo, mecánico, una simple técnica de descifrado, donde el lector automáticamente comprendería al autor.

Al contrario, el lector es un sujeto activo, quien aporta todo su bagaje, sus experiencias, conocimientos, vivencias y expectativas, para la comprensión y recreación del significado de lo que lee.

El acto de lectura es un proceso creador,

Que es la lectura entonces?

Es un proceso activo y complejo que permite la interpretación de signos de un código escrito, es decir, significantes transformados en significados, de acuerdo con las vivencias personales, produciendo cambios entre el lector y el mensaje leído.

Para que este proceso se de en los niños es necesario que el material a leer, sea bien elegido, es decir reúna ciertas condiciones que favorezcan el interactuar del niño con el texto y su comprensión.

Para ello, el material debería ser:

Adecuado. A la edad, a su lenguaje, medio cultural e intereses.

Descifrable: Lenguaje y contenido relacionados con la experiencia del niño y su habla natural.

Comprensible: nivel adecuado a la capacidad del niño; ni muy elevado, para evitar la frustración, ni muy bajo para que no se sienta subestimado.

Atractivo: por su presentación y contenido; que provoque las motivaciones del niño, tocando su afectividad y emotividad, al mismo tiempo que desarrollando el aspecto cognitivo y social.

Las característico del pensamiento infantil tiene que ver con la comprensión lectora, la que empieza antes que el niño pueda leer. Se inicia con las conversaciones sobre cuentos, poesías, historietas y otro material escrito, que le son leídos, tanto en su casa , como en el jardín.

Las preguntas frente al material son:

¿Dónde hay algo para leer?

Qué dirá?

Dónde lo dice?

Por qué?

Con respecto a la lectura de palabras, E. Ferreiro establece tres etapas en la conceptualización de los niños..

  1. Indiferenciación entre texto y dibujo.
  2. El texto representa el nombre del objeto dibujado, como si fuera la etiqueta del dibujo.
  3. Los niños ya poseen índices lectores, que les permiten analizar el texto y confirmar o no la anticipación hecha a partir de la imagen.

Azcoaga, Derman y otros

Los retrasos del lenguaje en el niño.

La interpretación y el aprovechamiento de la realidad es igualmente posible gracias al lenguaje. Inevitablemente todo proceso de conexión con las características de la realidad exige la participación del lenguaje.

Es decir…. la realidad es mediatizada por el lenguaje.

Tomando como base la investigaciones de y conceptualizaciones de Pavlov, en 1927,

“la palabra crea un segundo sistema de señales de la realidad que es particularmente nuestro, ya que es una señal de señales. Por una parte numerosos estímulos verbales nos separan de la realidad. Por la otra, es precisamente el lenguaje lo que nos hace humanos.·”

Fisiología de la actividad nerviosa superior. Pavlov.

 El lenguaje es también un proceso de orden psicológico, en tanto que es el vehículo de contenidos significativos. Pero no solo eso, sino que, además, tiene la propiedad de modelar el comportamiento propio y el ajeno.

Lic. Silvia Pérez Fonticiella   Especialista en Neuropsicología

 

 

Etiquetas: , , , , ,

Imagen

LA EDUCACION ENCIERRA UN TESORO INFORME DELORS -UNESCO (Hacer clic en la imagen)

LA EDUCACION ENCIERRA UN TESORO INFORME DELORS -UNESCO

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

De fracasos, sujetos y escenarios…..

“Analizar los saberes implica analizar las prácticas discursivas. Por ejemplo,. respecto al poder, no toma las instituciones o formas generales de dominación, sino estudia las técnicas y los procedimientos por cuyo intermedio se pretende conducir la conducta de los otros.”
Michel Foucault.

Te conduciré por todas las cosas, te las mostraré todas y les pondré un nombre para ti (…), nos iremos por el mundo y lo observaremos todo”

“El mundo entero es una escuela para todo el género humano, sobre todas las cosas y en todas las formas”.
J. Amos Comenius.Toda representación del mundo impone también visiones sobre el mundo, jerarquiza y ordena contenidos de acuerdo a una ruta epistémica personal, que dará cuenta a su vez de cartografías del deseo; por lo tanto, nunca podrá ser una representación neutra u objetiva.
La escuela no siempre ha sido como la conocemos, sino que ha ido tomando diferentes formatos a través de los períodos históricos y acorde a las circunstancias políticas, geográficas, sociales y culturales.
Nuestras cajas de herramientas, y los diversos artefactos y dispositivos que hemos venido diseñando para sostener el formato escolar, siguen dejando aún muchas interrogantes planteadas: ¿qué función debe cumplir la escuela?, ¿cómo enseñar para que el dispositivo escolar sea pluralista, inclusivo y universal, logrando que cada vez más sujetos accedan a la educación, respetando sus singularidades, sus tiempos, sus modalidades de aprendizaje, su multiculturalidad, entre otros valores importantes que debe procurar cultivar la institución escolar.?
¿La escuela debe preparar para el trabajo o para continuar estudios superiores?
“La educación es el principal motor de la libertad”, pero cuando importantes sectores de algunas poblaciones no tienen ni si quiera asegurado el sustento alimenticio diario, ni siquiera trabajo para dignificarse como seres humanos, me pregunto, que sentido puede tener esta frase para ellos.?
Y una pregunta fundamental, como enseñar, como transmitir conocimientos que permitan desarrollar pensamiento crítico, tolerancia en la diversidad de opiniones, promoción de prácticas inclusivas ?
Hay una sola manera de ser alumno?
Hay una sola manera de ser docente?
El formato escolar es el único válido para adquirir conocimientos?
¿Cómo acompañar los procesos de aprendizaje de estos jóvenes que tienen otros códigos , otros lenguajes de expresión diferentes a los que se formaron los docentes?
El fracaso escolar … ¿una enfermedad autoinmune?

Nuestro sistema inmunológico es una sofisticada obra de nanotecnología que neutraliza agentes patógenos para el cuerpo humano.
Asi como el sistema inmunitario falla a veces por diversas causas, en distinguir adecuadamente moléculas, tejidos, células del propio cuerpo, y lo interpreta como “cuerpo extraño”, de este modo, el sistema educativo a lo largo de las épocas ha tenido esta misma reacción fisiopatológica con el alumno.
La hipersensibilidad es una inmunorespuesta que daña los tejidos del propio cuerpo, por falla de los receptores de reconocimiento de patrón, ( proteínas que identifican moléculas patógenas).
Podemos pensar que cuando el sistema educativo, extrapola y aplica paradigmas evaluatorios ajenos a la realidad socio-económico- .educativa de sus alumnos, que no atienden al tipo de proyecto curricular implementado en el desarrollo de las intervenciones educativas, cuando pretende un rendimiento homogéneo en sujetos heterogéneos, singulares por naturaleza y por construcción propia, esta desplegando una respuesta hipersensible hacia el alumno, un ataque, que deja en condiciones de franca vulnerabilidad a ese estudiante para poder continuar determinada trayectoria educativa, y en algunos casos, le genera secuelas que ponen en riego su calidad de vida en general.
El discreto encanto de la seducción por la sospecha…
Planteaba Foucault en Vigilar y Castigar, que las prácticas sociales pueden llegar a engendrar dominios de saber que no sólo hacen que aparezcan nuevos objetos, conceptos, técnicas, sino que hacen nacer formas totalmente nuevas de sujetos y sujetos de conocimiento.
Sabemos que lo individuos reconstruyen la realidad permanentemente por procesos de negociación de significados, y esto se produce en la vida cotidiana, por lo tanto es imperante desarrollar dispositivos para motivar a los docentes a aprender a descifrar estos nuevos códigos de los jóvenes que se manifiestan a través de los rituales del vestido, el dominio de la tecnología, los tatuajes, los adornos, el cuerpo en general. Estos nuevos “idiomas”, estos metalenguajes, forman parte de la función semiótica, debemos poner en marcha la heurística necesaria para captarlos y descifrarlos dentro de un código universal (Bernstein).
Resistirnos a aprenderlos, a decodificarlos, solamente refuerza el rol docente como artefacto de poder, son otras formas de ejercer el saber y el poder que siguen generando viejas formas de dominación, de disciplinamiento y de discriminación, que dan sustento a hablar de fracaso escolar.
Me pregunto, cuando el alumno se resiste, el fracaso, es fracaso de quien?
¿Cómo formar docentes para enseñar a estos nuevos alumnos que se “resisten”?
Esa resistencia forma parte de una contracultura, y tal vez, es la única vía que encuentran los jóvenes para no sentirse diluidos y mas confundidos respecto a los mensajes contradictorios que enviamos los adultos, y el sistema en general.
Habitar ese espacio noético, esencialmente icónico, audiovisual, que emerge como lugar de las interpretaciones que se desarrollan a pesar de la hegemonía, del discurso oficial, de la cultura canónica, es la forma que encuentran para poder habitar ese sentido no-lugar del formato escolar, ese que espera un rendimiento homogéneo sobre una población heterogénea.
No-lugar, donde tanto la enseñanza secundaria y universitaria, demuestran que si bien los estudios pueden ser determinantes, resultan evidentemente incapaces a la hora de producir conocimiento científico, y cuyos diplomas cada día valen menos a la hora de conseguir empleo.
Hopenhayn, (CEPAL 2004), ha sintetizado las paradojas que afectan la “condición joven” planteando que estamos ante una juventud que goza de más acceso a la educación y la información, pero de un acceso restringido al empleo y al poder, que está dotada de aptitudes para el cambio productivo, pero resulta la mas excluida de este, con mayor acceso al consumo simbólico pero con una fuerte restricción en el consumo material, con una gran sentido de protagonismo y auto-determinación mientras la vida de la mayoría se desenvuelve en la precariedad y la desmovilización. Dicen algunos sociólogos, que estamos ante una juventud que es más objeto de políticas que sujeto-actor de cambios.
Los actores sociales ya no son los mismos que aquellos para los cuales se diseñaron determinadas prácticas educativas. Los grupos han dejado de ser entidades sociales estables en las que las fronteras entre los elementos internos y externos estaba claramente delimitadas.
Para entender las modalidades de participación , de acción y de resistencia de los jóvenes estudiantes de la sociedad contemporánea podemos ayudarnos a pensar las nuevas expresiones de los vínculos sociales como un modelo de red, Un paradigma reticular que favorece la participación en la vida colectiva de los individuos a través de perfiles identitarios múltiples, que se concretan en distantes contactos personales o virtuales, “avatares”, “personajes” que comparten compromisos en forma provisional.
Es nuestro compromiso como adultos, como profesionales de la salud y la educación, profundizar en el estudio y comprensión de estas nuevas formas de “estar en el mundo” y de estas nuevas mediaciones instrumentales y semióticas.
Si no re-inventamos nuestros dispositivos de enseñanza y aprendizaje, seguiremos sospechando….“Es el sujeto-alumno quien se apropia del aula y la determina en su funcionamiento, y a veces del poder: Marcan los modos y estilos de comunicación, agrupamiento, clima y dinámica de trabajo o de no trabajo, diseñan e imponen estrategias de funcionamiento. Muchas veces, los docentes, con su arraigada creencia del poder estructurante de la materia que enseña, creen que el criterio para organizar el aula, se desprende de la propia asignatura que enseña.”
LUCÍA GARAY . El silencio de la Pedagogía en las aulas

  • Silvia Pérez Fonticiella
  • Neuropsicòloga
  • Julio 2012.
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LA REVOLUCIÓN DE LA ESPERANZA.

LA REVOLUCIÓN DE LA ESPERANZA.

933963_518073354920013_819953815_nHace algunos días revolviendo libros en una pequeña librería de la ciudad de Córdoba, me topé con La Revolución de la Esperanza – Hacia una tecnología humanizada –  de Erich Fromm.

El título ya es bastante sugerente, y uno se pregunta:   se puede seguir escribiendo sobre la esperanza en esta época?. ¿Por qué  hay que humanizar la tecnología? ;¿ qué  se nos fue de las manos? .

Inevitablemente  nos viene  la imagen de algunas novelas o ensayos de “ciencia Ficción”, como las de Un mundo feliz de  A.  Huxley, o 1984, de Orwell, y legendarias  películas como Tiempos Modernos o Metrópolis.

Fromm plantea un tema muy polémico por estos días,  relacionado  a la trampa en que caemos los integrantes de esta sociedad de consumo, respecto a la necesidad (un poco interna, y otro poco creada por los medios), de poseer bienes materiales, y por otro lado, la permanente queja e insatisfacción en que estamos sumidos.

Esta contradicción que se hace más evidente en los adultos, esta angustia existencial del querer tener, y una vez logrado, seguir  experimentando la herida abierta de que algo, igual me sigue faltando y que nada  colma, ese estado de insatisfacción permanente, esa queja constante de aburrimiento, de no saber qué hacer, de no tener ganas, que tanto nos molesta en el discurso y actitudes de los niños y adolescentes de hoy, en realidad, es una semillita que hemos sembrado los adultos. Recordemos, que somos su mejor y su peor espejo.

“La creciente insatisfacción con nuestra actual forma de vida, con su pasividad y su silencioso aburrimiento, su abolición de la vida privada y su despersonalización, aunada al ansia de una existencia dichosa y significativa, que responda a esas necesidades especificas desarrolladas por el hombre durante los últimos milenios de su historia y que lo hacen diferente tanto del animal como de la maquina computadora. Esta tendencia es muy fuerte porque la clase opulenta de la población ha gustado ya de la plena satisfacción material y ha descubierto que el paraíso del consumidor no da la felicidad que promete.  El pobre, dice Fromm, desde luego no ha tenido  oportunidad alguna de descubrirlo, excepto observando la falta de alegría de aquellos que “poseen todo lo que un hombre podría desear”.

Hasta las ideologías y los conceptos han perdido mucho de su atractivo, asi como los clises tradicionales de “izquierda”  y “derecha” o “comunismo” y “capitalismo” han perdido su significado.

“Los individuos buscan una nueva orientación, una nueva filosofía, que tenga por centro la prioridad de la vida – física y espiritual – y no la prioridad de la muerte.”

Cuando los papás nos consultan por un niño entre los 5 y los 11 años que no quiere ir a la primaria, que no quiere estudiar ni hacer tareas que tengan que ver con aprender cosas nuevas, que ni siquiera se motiva en ir a la escuela, como lugar de reunión y socialización con otros chicos, nos preocupa más, que el encontrarnos con algún trastorno de lenguaje, o dificultades en las matemáticas.  Saben por qué?, Porque la motivación , la alegría de vivir , la alegría de conocer  , de dominar la lectura y el cálculo  para acceder a todo un universo de conocimientos, y  aventuras,  no se enseña, por lo menos con los métodos de educación y reeducación tradicionales.

La alegría de vivir,  compartir y saciar la curiosidad del niño y el adolescente, se contagia.

Siiiii,  ….se contagia !    Se trasmite con el ejemplo, no con el discurso, con la pasión con que nuestro hijo nos ve resolver un problema, escuchar atentamente una conversación, leer un libro, pedir disculpas cuando nos equivocamos, ser solidarios con nuestros semejantes,  discrepar con respeto en una discusión con los amigos.

Es un importante “virus” que deberíamos inocular los adultos próximos al niño:  padres, docentes, amigos, desde las primeras etapas de su vida.

Hace algunos días,  una mamá me contaba fascinada de su última adquisición tecnológica,  un columpio digital. Tú colocas al chico, me explicaba,  dentro de una bolsa de tela con orificios para que cuelguen las piernitas del bebé, aprietas un botón y el columpio hamaca automáticamente al niño a diferentes velocidades, acompañado si quieres de música funcional, solo apretando  otro botón,…y como broche de oro, lo podes disponer justo frente a la TV y allí, el niño estará siendo mecido, arrumacado , y cantado por su mama electrónica, viendo las mejores secuencias de dibujitos con personajes de formas nada humanas que se lanzan unos sobre otros violentamente, que gritan  estrepitosamente, teniendo que  salvar al mundo de algún villano o de la amenaza de una explosión nuclear.

LA CULTURA ICÓNICA.

Ya lo he planteado en otros artículos publicados, que la cultura icónica en la que se mueven los niños y adolescentes de hoy, acaba por transformar sus gustos, sus hábitos perceptivos e incluso sus procesos mentales, convirtiendo en obsoletas e ineficaces muchas de las formas de comunicación utilizadas tradicionalmente.

Esas modificaciones perceptivas, afectan no solo a la aceleración  en la estimulación sensorial, sino también a la exigencia de la calidad de los estímulos, y esto nos lleva a caer abruptamente en el consumo,  – cada vez demandamos más y mejor imagen – , mejor calidad de sonidos, nuevos  equipos de audio y nuevas computadoras se vuelven rápidamente “antiguas”.

Ya lo señalamos en “El discreto encanto de la seducción audiovisual”,  artículo, publicado en este Semanario: resultados de  investigaciones recientes nos han aportado información, acerca de los riesgos que tiene el pasar muchas horas frente a la Tv para niños y adolescentes, en especial, como altera sus niveles de atención, la  regulación de la conducta y compromete sus aprendizajes.

LECHE Y MIEL.

Fromm nos enseñaba, en su hermoso libro “El Arte de Amar”,  que La mayoría de las madres son capaces de dar “leche”, pero sólo unas pocas pueden dar “miel” también.

Que significa esto?

Fromm decía:   “Para estar en condiciones de dar miel, una madre debe ser no sólo una “buena madre”, sino una persona feliz -y no son muchas las que logran alcanzar esa meta-.

No hay peligro de exagerar el efecto sobre el niño. El amor de la madre a la vida es tan contagioso como su ansiedad.

Ambas actitudes ejercen un profundo efecto sobre la personalidad total del niño; indudablemente, es posible distinguir, entre los niños -y los adultos- los que sólo recibieron “leche” y los que recibieron “leche y miel”.

Yo me pregunto y les pregunto, parafraseando a un conocido periodista, se necesita algo más que sentido común, para darnos cuenta que no es lo mismo, ayudar a crecer a un bebé y a un niño desprovisto del contacto humano, de unos brazos que lo abracen y acunen cálidamente, de unas manos que mesan suavemente su cuna o su columpio, o de la privación de la melodía inconfundible de la voz materna o paterna cantando una canción de cuna….

Esta experiencia humana, es irrepetible y nos marca para siempre. Si me preguntan dónde está la génesis de las ganas de vivir, de la esperanza, de la confianza en que vivir vale la pena, que desarrolla un ser humano,  les diría que está ahí, en esas primeras experiencias e interacciones entre un bebé y su madre o su padre. Experiencias que nos marcan para toda la vida, que modelan nuestras actitudes, nuestra predisposición a ser espectadores o actores en el escenario humano, y que se cristalizan en recuerdos.

¿Y qué es Recordar?… como nos señala el escritor uruguayo Eduardo Galeano, recordar viene del latín “re- cordis”, y quiere decir, volver a pasar por el corazón…

Silvia Pérez Fonticiella

CONSULTORA EN NEUROCIENCIAS

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Diálogo entre Edgar Morín  y José Antonio Castorina.

Eran las 23 hs de un día lunes. El barrio de Montmartre se pintaba de noche…, de noche creativa y de bohemia, de musas escurridizas y brillantes, jugando con el reflejo de las pocas luces que se reflejaban en el Sena. Ese bar llamado “L´Esprit”, estaba poblado por parroquianos amigos, consuetos concurrentes de la noche parisina. En una mesa, cercana a la fuente de ondinas que manaban agua por sus cabecitas, había un hombre, un hombre calvo y formal, con aspecto de malhumorado y a la vez, amigable. El mesero pasaba a cada rato e intentaba, con gestos y bromas, alegrar su gesto. Intentaba ser amable: -Comment  ca va, monsieur Edgar? -Tout va bien, tout va bien! –repetía una y otra vez el señor Edgar, para salir del paso-, pero indisimulablemente con sus pensamientos fuera de allí.  En un momento dado, un perfecto desconocido para el lugar, con aspecto de extranjero, ingresó al bar; preguntó algo en la barra y a continuación, se dirigió directamente a la mesa del señor Edgar- ´-Bon soir, Monsieur, je m`apelle José Antonio Castorina. -Veuillez vous asseoir, Monsieur? –Dijo el señor Edgar amable pero secamente- -¡Oh! oui, mercie, Monsieur Edgar, dijo el recién ingresado. Luego de las respectivas presentaciones de rigor, el ocasional acompañante le dijo que era epistemólogo  y además, profesor en una universidad de Buenos Aires. El rostro del señor Edgard se iluminó al instante y se predispuso a escucharlo. Sylvie, una turista uruguaya, por casualidad en el bar L`ESPRIT, llena de curiosidad, se sentó en la mesa contigua a la de los hombres y se dispuso a escuchar el jugoso diálogo, por lo que de inmediato, encendió su grabador. En ese mismo instante que lo hacía, José Antonio miró a Edgar a los ojos y le preguntó sin más ni más -Maestro, ¿Quién Formará a los Formadores?¡Voilá, voilá, mon amie!; esa pregunta me inquieta desde hace algunos años, desde que veo desfilar aceleradamente nuevas generaciones de niños, de jóvenes que ya no juegan como antes, a los que no les gusta ir a la escuela porque deben estar sentados y prestar atención por un largo rato, jóvenes que les cuesta insertarse en el mercado laboral, y que pasan muchísimas horas de su día conectados a la computadora, a los juegos de video, a la televisión… Ya lo decía McLuhan, amigo mío, tenemos un niño que está creciendo disociado, entre un ambiente escolar con abecedarios de papel pegados junto al pizarrón, con los ritmos de la tiza y las lecturas, y las pautas del renglón;  y una realidad que cambia de plano en milisegundos como es el mundo del afuera de la institución escolar. Ahora, para  poder tender puentes entre esos dos mundos, para poder acercar un poco más estos modelos tan diferentes, ¿qué tipo de maestro debemos formar?; ¿qué saberes, qué habilidades y qué cualidades debe tener un docente, para poder “atrapar”,  seducir tiernamente el “almita” del niño en pleno furor de construcción?; ¿qué disciplinas científicas, qué conocimientos de la vida cotidiana, del mercado económico y laboral, debemos integrar en el currículo de los docentes?; ¿qué materias deberían integrar el plan de estudios, además de pedagogía , psicología, didáctica, sociología, computación, entre otras materias de formación básica? A veces pienso que un maestro, debería tener alguna formación  de vendedor, o de publicista…, ¡Oui…, oui!; un experto en “vender”, vender productos, servicios, ideas…,  ¿por qué no tomar entonces su experiencia?; ¿por qué no aprender de sus artilugios para vender ilusiones, para lograr que nuestros niños  “compren”, gustosamente, los saberes y los integren, los procesen y los hagan propios? El técnico en publicidad sabe muchas cosas que los  educadores no saben: el rigor en la calidad del producto, en la forma de buscar estrategias para llegar a un emisor poco motivado y con un bajo grado de atención. Los profesores tienen que entender,  que el comportamiento normal de los alumnos no es el de estar quietos y atentos, esperando lo que ellos quieran comunicarles. El alumno debe ser “seducido”, para poder prestar atención y generar luego un aprendizaje significativo. -Sí, tienes razón, Edgar, -intervino entusiasmado José Antonio-, una cosa es el conocimiento que podemos tener sobre nuestra disciplina o práctica, pero otra es saber  enseñarla…,  ¿así que publicistas…?; mmm…, bueno, pero hay otro tema que me preocupa, y es… ¿qué marco epistémico utilizaremos, para  producir conocimiento sobre enseñar y aprender?  Queriendo escapar a los modelos positivistas, interrogaremos a los psicólogos cognitivos, quienes atribuyen al sujeto la formación de representaciones, de sistemas conceptuales, y la utilización de diversas estrategias para la resolución de problemas; sin embargo, ellos se refieren a complejos procesos de elaboración de información sensorial, (externa), que se cumple en el interior del sujeto y que deja por tanto, subsistir la división entre dicho sujeto y la realidad. Pero si miramos desde el modelo de la Epistemología genética,  éste concibe al sujeto y lo real como entrelazados, en tanto que el sujeto transforma lo real al actuar sobre él, estructurándolo a la vez que se organiza a sí mismo. El sujeto de la epistemología genética, es un sujeto que “va al encuentro del mundo”, que lo “atrapa”. ¿Estarías de acuerdo conmigo y con Rolando García,  en que la propuesta piagetiana expresada en “La situación de las ciencias del hombre en el sistema de las ciencias”, escrito en 1970, es una lúcida  formulación sobre los problemas del conocimiento, que involucran interrelaciones entre las grandes disciplinas científicas? –Edgar queda pensativo y luego de unos segundos de silencio, José Antonio continúa- Bueno,  podrás aceptar o rechazar este análisis, pero no hay dudas de que echa por tierra las posturas de quienes quieren ver en la especificidad de cada dominio material, un obstáculo para el estudio interdisciplinario con una metodología general e integrativa… Revolviendo su segundo café, Morin, responde a José con lacónica sobriedad: -Es verdad, Piaget aporta una solución de gran riqueza, pues no arrasa con la especificidad de las distintas disciplinas, sino que muestra los fundamentos epistemológicos de sus múltiples articulaciones. Los sistemas complejos, mon amie, están compuestos por elementos heterogéneos en interacción, así como la interdisciplina supone la integración de diferentes enfoques disciplinarios, donde cada uno de los miembros de un equipo de investigación, debe ser experto en su propia disciplina, y donde además, el conocimiento es construido socialmente por los integrantes, teniendo en cuenta su bagaje axiológico. -Bien…, tal vez, Monsieur Edgar, usted pueda ayudarme a dar alguna respuesta a los psicopedagogos, quienes frecuentemente me acosan con preguntas sobre qué pienso, si la psicopedagogía es una disciplina científica o una práctica dirigida a un campo de intervención aún no suficientemente delimitado… -Si concebimos el objeto de estudio de la psicopedagogía como un sistema complejo, debo decirle que la teoría de los sistemas complejos nos provee de un marco conceptual  y una metodología fundamentada sobre el trabajo interdisciplinario, amigo José… -Pero, yo creo, Edgar, -interrumpió José Antonio-, que el mayor “problema” de la Psicopedagogía, es no poder definir  “su problema…” -Pero recuerde, José, que ya Jacques Labeyrie sugirió, que cuando no se encuentra una solución dentro de una disciplina, la solución puede venir de afuera de la disciplina… Si te quedas dentro del paradigma de la simplificación, entonces ahí, será más difícil encontrar el marco epistémico adecuado para la psicopedagogía, pero si te permites enfocar los problemas psicopedagógicos como un proyecto abierto, que exija la participación de múltiples disciplinas y sus expertos,  y hasta algunos otros que introduzcan una “mirada ingenua…”, que pregunten sobre aquellos aspectos del problema que parecen tan obvios a los propios expertos, pero que al estar  tan metidos en ellos no los pueden ver… Fíjate lo que planteó  en su libro: ¿Qué es la vida?,  Erwin Schrodinger, premio Nobel de física, y uno de los padres de la física cuántica;  ¡y en 1944!!: “¿Cómo pueden, la Física y la Química, dar cuenta de los fenómenos espacio-temporales que tienen lugar dentro de los límites espaciales de un organismo vivo?”; ¿y que se respondió Schrodinger,?? “La evidente incapacidad de la Física y la Química actuales, para tratar tales fenómenos, no significa en absoluto que ello sea imposible” En las ciencias hay tantos descubrimientos o explicaciones que han provenido de tan diversos campos ,  y tantos otros de “miradas ingenuas…”!! Tal vez, la clave para la psicopedagogía, sea conformarse como una meta-disciplina,  que se permita navegar entre el aparente desorden  y la incertidumbre…; la termodinámica nos ha mostrado ejemplarmente, cómo los fenómenos de organización aparecen en condiciones de turbulencia… , ¿y por qué no?;  pensarse,  aceptar su condición, que su objeto, el objeto de la psicopedagogía, es y será siempre un objeto “turbulento”, pasible de ser abordado desde múltiples miradas entrelazadas… Sylvie, ahíta de conceptos teóricos ricos, que quizás no aclararon sus dudas, pero que con seguridad, acallaron en parte su exacerbada curiosidad, dejó 20 euros sobre la mesa y partió; afuera, una insistente llovizna parisina tejía formas abstractas sobre su cabeza, que no podía dejar de soñar con ese mágico tiempo, en el que se convirtió en una especie de voyeur intelectual, una espectadora de lujo de un diálogo que nadie podrá negar ni refutar. José Antonio, mientras tanto, con varios libros bajo el brazo y su indisimulable y acostumbrada postura crítica sembradora de dudas, ajustó su gabardina y paró un taxi para dirigirse al centro de París, donde se encontraría, quizás, con Jean Piaget, otro amigo al que deseaba interrogar. Edgar, aún en el bar, pidió su café número… y pensó que su colega latinoamericano, había abierto en su mente, más dudas sobre la epistemología, de las que tenía hasta entonces. Respiró hondo y se limitó a exclamar: ¡Mon Dieu!

Silvia Pérez Fonticiella

Consultora en Neurociencias.

Neuropsicopedagogía.

BIBLIOGRAFÍA. Aisenson, D. ;Castorina, J. Elichiry, N. Aprendizaje, sujetos y escenarios. Noveduc Castorina, J; Lenzi A., y otros. Psicología Genética. Miño y Dávila Ediciones.1986 Castorina, J. y otros. Problemas en Psicología Genética. La posición de objeto. Miño y Dávila. 1989. García, Rolando. Los sistemas complejos. Edit. Gedisa. 2006. McLuhan, M. El medio es el masaje. Paidós Studio.1997 Morin, E. Epistemología Compleja. Apuntes de cátedra. Morín, E.  Sitio Oficial Web de Edgar Morin.   www.edgarmorin.org Morín, E. Los 7 saberes necesarios para la Educación del futuro. UNESCO 1999. Morin, E. La transdiciplinariedad. Sitio Web de E. Morín. Schroedinger, Erwin. ¿Qué es la vida?. Ed-Tusquets. 2001.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Reflexiones sobre la Televisión….

Reflexiones sobre la  Televisión

… la televisión puede, paradójicamente, ocultar

mostrando. Lo hace cuando muestra algo distinto de lo

que tendría que mostrar si hiciera lo que se supone

que se ha de hacer, es decir, informar, y también

cuando muestra lo que debe, pero de tal forma que

hace que pase inadvertido o que parezca insignificante,

o lo elabora de tal modo que toma un sentido que no

corresponde en absoluto con la realidad…

[Pierre  Bourdieu – Sociólogo francés, 1930-2002. “Sobre la televisión” reune dos conferencias que dio
en 1996 acerca de los mecanismos que rigen la producción televisiva y cómo afecta
al periodismo, al arte, a la literatura, etc]

*********************************************************************

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: