RSS

Archivo de la etiqueta: crecimiento

Imagen

FACTORES DE RIESGO EN EL DESARROLLO NEONATAL E INFANTIL

FACTORES DE RIESGO EN EL DESARROLLO NEONATAL E INFANTIL

FACTORES DE RIESGO EN EL DESARROLLO NEONATAL E INFANTIL
Recopilación: S. Pérez Fonticiella
A. GENÉTICOS Y CONSTITUCIONALES.
Sexo del RN
Origen étnico
Peso materno preconcepción
Talla materna
Condición hemodinámica materna
Peso y talla paternos
Endogamia y consanguinidad
Factores genéticos adicionales a los padres:
Alteraciones cromosómicas
Herencia monogénica o mendeliana
Mitocondrial o de herencia materna
Herencia multifactorial

B. FACTORES DEMOGRÁFICOS Y PSICOSOCIALES
Edad materna extrema: menor de 20 años y mayor de 35 años.
Nivel socioeconómico bajo: principalmente falta de educación de la madre, ocupación e ingresos.
Estado civil: soltera o divorciada
Factores psicológicos maternos: estrés y ansiedad.
Habitación y sevicios básicos de vivienda deficientes: agua, drenaje, luz, gas.

C. FACTORES NUTRICIONALES
Ganancia de peso gestacional
Ingesta calórica
Gasto energético, trabajo y actividad física.
Ingesta proteica
Hierro y anemia
Ácido fólico y vitamina B12
Zinc y cobre
Calcio, fósforo y vitamina D
Vitamina B6
Otras vitaminas y elementos traza

D. PATOLOGIA MATERNA
Desnutrición
Tuberculosis
Diabetes mellitus
Hipertensión crónica
Colagenopatias
Cardiopatías
Nefropatías
Infecciones congénitas: toxoplasmosis, sífilis, herpes, hepatitis, rubeola, citomegalovirus
Enfermedades por trasmisión sexual y de transmisión vertical, como el VIH
Morbilidad materna diversa
Infección de vías urinarias
Infección cérvicovaginal
Tabaquismo
Alcoholismo
Cafeína
Uso de fármacos
Adicción a marihuana, drogas o narcóticos
Exposición a tóxicos.

E. FACTORES OBSTÉTRICOS
Multiparidad
Intervalo intergenésico corto
Actividad sexual intensa al final del embarazo
Crecimiento intrauterino en embarazos previos
Duración de la gestación en embarazos previos
Aborto espontáneo previo
Muerte neonatal u óbito previo
Infertilidad previa
Incompetencia ístmico cervical
Alteración anatómica uterina
Isoinmunización RH negativa
F. ATENCIÓN PRENATAL.
Primera consulta prenatal
Número de consultas prenatales
Calidad de la consulta prenatal
Hipertensión aguda del embarazo
Sangrados del tercer trimestre: placenta previa, desprendimiento prematuro de placenta.
Insuficiencia feto-placentaria
Ruptura prematura de las membranas
Embarazo múltiple
Polihidramnios
Crecimiento intrauterino y duración de la gestación presente.

G. ATENCION DEL PARTO Y DEL RECIÉN NACIDO.
Presentaciones anormales en el trabajo de parto
Prolapso o anomalías del cordón umbilical
Vía abdominal o vaginal
Parto instrumentado
Presentación
Duración del trabajo de parto
Líquido amniótico. Características y cantidad.
Trabajo de parto espontáneo o inducido.
Anestesia general
Bloqueo peridural
Registro cardiotocográfico
Centro de atención perinatal y neonatal.

H. FACTORES FETALES
Bajo peso al nacimiento por prematurez: menos de 37 semanas de edad gestacional.
Retardo en el crecimiento intrauterino: peso por debajo del percentil 10 para la edad gestacional.
Posmadurez: mayor de 41 semanas de edad gestacional
Sufrimiento fetal con acidosis crónica
Malformaciones congénitas

I. FACTORES NEONATALES
Reanimación neonatal deficiente:
Apgar 1´ igual o menor de 3
Apgar 5´ igual o menor de 5
Trauma obstétrico
Asfixia perinatal
Asistencia ventilatoria prolongada
Prematurez:
o Enfermedad de membrana hialina
o Persistencia del conducto arterioso
o Enfermedad pulmonar crónica del prematuro
o Hemorragia de la matriz germinal e intraventricular
o Hipotermia e hipoglicemia
o Alteraciones hidroelectrolíticas
o Hiperbilirrubinemia con exsanguinotransfusión
o Sepsis neonatal
o Enterocolitis necrosante
o Apnea del prematuro
o Anemia del prematuro
o Osteopenia del prematuro
o Retinopatía del prematuro
Retardo del crecimiento intrauterino
o Encefalopatía hipóxico isquémica
o Aspiración de meconio
o Hipertensión arterial pulmonar persistente
o Síndrome de fuga de aire
o Cardiomiopatía hipóxico isquémica
o Insuficiencia renal
o Policitemia e hiperviscosidad sanguínea
o Hipotermia, hipoglicemia, hipocalcemia
o Hiperbilirrubinemia
o Sepsis neonatal
o Crisis convulsivas de diferente origen
Hipotiroidismo congénito
Hiperplasia adrenal congénita
Errores innatos del metabolismo
Hospitalización muy prolongada en la UTI neonatal.

J. FACTORES EN LA INFANCIA
Desnutrición calórica proteica
Anemia ferropriva
Infecciones
Inmunizaciones incompletas
Rehospitalizaciones
Deprivación biológica, psicológica y social del niño
Maltrato y abuso sexual
Violencia intrafamiliar
Accidentes e intoxicaciones
Riesgos ambientales para la salud de los niños.

K. FACTORES DE RIESGO IATROGÉNICOS
No realizar asesoría genética preconcepcional a una pareja de padres portadores de alguna patología monogénica, con transmisión autosómica recesiva, ej. enf de orina de jarabe de maple, de modo de evitar muerte o daño cerebral permanente
Realizar maniobras de reanimación neonatal sin capacitación ni adiestramiento profesional con riesgo de ocasionar un evento de asfixia perinatal el RN
No realizar de manera obligatoria tamiz neonatal para detección del hipotiroidismo congénito en todo RN.
Evaluar incorrectamente crecimiento y desarrollo del niño, por desconocimiento, negligencia y omisión profesional.
Los factores de riesgo se identifican en el feto, en la mujer embarazada o en el periodo de pre-post parto y se reconocen en el RN por sus características clínico-patológicas como evento de asfixia, hipoxia-isquemia, encefalopatía hipóxico-isquémica o hemorragia intracraneana en sus diversas estratificaciones.

PERÍODOS CRÍTICOS DE DESARROLLO DEL SISTEMA NERVIOSO.
El desarrollo del sistema nervioso está determinado por:
Factores internos programados (genéticos)
Factores externos no programados (epigenéticos)
Estos factores ejercen amplias interacciones en el tejido cerebral en desarrollo contribuyendo asi a su organización citoarquitectónica.
En los períodos críticos, ocurre un crecimiento cerebral rápido, es decir una tasa máxima de proliferación migración y diferenciación celular.Heterocronía, formación de las estructuras cerebrales en diferentes momentos de la ontogenia, por esto el desarrollo cerebral puede estar afectado en diferentes momentos o periodos prenatales y/o postnatales quedando en directa dependencia del tiempo y duración en el que se presente el daño.Algunas investigacosines recientes, realizadas en Inglaterra por la Dra Sarah-Jane Blackmore plantean que ya no se puede hablar de períodos críticos estableciendo límites muy rígidos como se consideraba antes.
SIGNOS DE ALARMA NEUROLOGICO EN RN
 Falla persistente para la succión- deglución -respiración apropiada
 Llanto muy agudo o muy grave
 Extremada irritabilidad o inconsolabilidad
 Extremada somnolencia o aletargamiento
 Maños empuñadas o atrapamiento del pulgar de manera persistente
 Posturas anormales
 Hipertonía generalizada persistente
 Hipotonía generalizada
 Escasez de movimientos espontáneos
 Movimientos asimétricos
 Crisis convulsivas
 Trauma obstétrico o asfixia perinatal severa
 Lesiones en al línea media sobre la columna vertebral.
FACTORES DE RIESGO EN EL DESARROLLO NEONATAL E INFANTIL
Recopilación: S. Pérez Fonticiella

Consultoría IINNUAR Neuropsicología Psicología Psicopedagogía Neuropsico-sociopedagogía

* Pintura de Donald Zolan  http://www.zolan.com/  https://www.facebook.com/pages/Donald-Zolan/331718406856264

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

PUBERTAD Y ADOLESCENCIA.

“El  crepitar de los fuegos sagrados”

En latín la palabra adolescentia, proviene del verbo adolesco, que no deriva de ad y doleo como se sostuvo bastante tiempo,  haciendo de esta palabra un sinónimo de doler, padecer,  sino de ad y oleo y su incoativo olesco. Este verbo expresa la idea de “el crepitar de los fuegos sagrados; los que llevan y transmiten el fuego; el crecer, desarrollarse, desenvolverse la razón, el ardor”. Los romanos, le daban el significado: “el que porta el fuego de la vida nueva”.

La pubertad y la adolescencia son los periodos de la vida que van preparando al niño para enfrentarse a una serie de cambios fisiológicos y psicológicos que lo irán introduciendo paso a paso en el mundo adulto.

Alrededor de los 11, 12 años, los niños se enfrentan a una  acelerada modificación de su talla y peso, a la aparición de los caracteres sexuales secundarios, y el progresivo crecimiento de los huesos largos.

A consecuencia de estas transformaciones, el púber debe reajustar la imagen que tiene de si mismo, enfrentándose a su propio cuerpo que de pronto se le presenta con un aspecto insólito debido al rápido crecimiento físico.

“El que quiere nacer tiene que destruir un mundo” 

DEMIAN – Herman Hesse.

 

El crecimiento aparece como una cosa invasora, extraña y que sobreviene abruptamente y no de un modo continuo y progresivo, que  le de tiempo a procesar lo que esta pasando.

Pero las angustias del cambio corporal están relacionadas con las angustias del desarrollo sexual.

La diferenciación del esquema corporal no está aun lograda, y los púberes pasan por diferentes crisis internas acerca de su Identidad,  quien soy?  ¿Qué soy?

 

“Quería tan solo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mi ¡Por qué habría de serme tan difícil! ” 

 

Estas angustias se traducen a veces ante los adultos como irritabilidad, oposicionismo, llantos inmotivados, trastornos en la alimentación, berrinches, verbalizaciones de aburrimiento, de cansancio.

Asi como las hormonas van modelando la figura externa, también producen cambios en lo interno que sumen mucha s veces a los chicos en una sensación de confusión, que se ve reflejada en su vida diaria.

Desde la mirada paterna, “está insoportable”, “es vago”, “se hace el vivo”, “para evitar responsabilidades dice que es muy chico todavía, que no puede…pero para otras cosas se hace el grande”.

A pesar de todo esto, y de lo difícil que resulta para los padres a veces poder “bancar” estos procesos de sus hijos, poder decodificar que hacen, que dicen, poder acercarse a ellos a través de una charla, o de compartir actividades, esta etapa es fundamental y  es la más favorable para comunicarse.

Aunque el lector padre o madre piense: “es fácil decirlo, pero más difícil hacerlo”, los púberes establecen una comunicación más directa que los adolescentes, aceptan mucho mas la dependencia infantil, no apareciendo tan obstinada la rebeldía y la desconfianza tan características de aquellos; es fundamental prestar atención a esta etapa, no perder este momento previo a la adolescencia para “hacer contacto” con los chicos.

El adolescente (hablamos de los chicos entre 13 y 17 años), interpone una barrera entre ellos y el adulto, ya sean, docente, terapeuta, familiares, una barrera que hace más difícil conocer que piensan, que sienten, esto hace que sea mucho más favorable pensar en un tratamiento psicoterapéutico en los casos que sea necesario con los grupos de púberes.

Los padres en especial viven con mucha angustia esa barrera, que por momentos se vuelve una especie de agujero negro, sabemos que ahí dentro hay energía, hay “algo”, pero cuando nos acercamos hacia ellos, nos sentimos destruidos, heridos, fagocitados por sus demandas, por sus verbalizaciones de rechazo, o por sus actitudes de indiferencia.

Los padres también experimentan mucha culpa en esta etapa, se atribuyen “la mala onda” de sus hijos a acciones realizadas por ellos, a sus ausencias debido a los compromisos laborales, a lo no hecho, a no haber estado en la circunstancia justa, a las separaciones y divorcios, entre otros.

También aparecen síntomas de depresión en algunos padres, en especial en las madres, que se sienten desbordadas por la angustia que les genera este “no poder llegar” a su hijo-hija que está creciendo y va estableciendo una distancia mayor en el vinculo con ella.

Los padres muchas veces dicen que el chico desestabiliza la familia, pero en especial en la consulta, vemos como una familia puede desestabilizar al niño que esta transitando esta etapa.

Las situaciones de vida por las que hayan transitado estos niños, ahora púberes, ahora adolescentes, van dejando determinadas huellas que  iran conformando modelos actitudinales, formas de responder a determinados problemas que se les presenten, formas de abordar la afectividad, la pareja, el trabajo futuro, y sus vínculos en general. Autores como Peter Blos, hablan de los “nutrientes sociales y sensoriales” , los sistemas de valores, las normas, la simbolizaciones compartidas, que son imprescindibles para lograr un funcionamiento orgánico y psíquico optimo.

Pero existe un proceso de “ajuste” entre el mundo interno del la persona, su self, y el entorno una pauta de interacción que poco a apoco va conformando la individualidad y la singularidad personal.

La autonomía psíquica y la madurez emocional se logran merced al uso selectivo que hace el niño y el adolescente de sus particulares elementos ambientales y constitucionales dados, que con el tiempo configuran pautas adaptativas peculiares.

Además, la agitación psicológica característica de los años adolescentes produce inevitablemente cambios significativos en el sentimiento del self, cambios que se convierten en parte permanentes de la representación de uno mismo.

No lo olvide, comunicación franca, honesta, no haga a sus hijos lo que no quisiera que ellos le hagan a Ud.

Recuerde que los hijos aprenden mucho más de lo que ven, del ejemplo, que de lo que se les dice.

La adolescencia, no tiene necesariamente que ser una etapa para sufrirla, si los padres se “preparan” adecuadamente, puede ser una etapa donde descubra aspectos de su hijo y propios que pueden llegar a ser muy disfrutables.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: