RSS

AUTISMO DEL DIAGNOSTICO AL TRATAMIENTO.

EXCELENTE LIBRO: AUTISMO DEL DIAGNOSTICO AL TRATAMIENTO.

Breve extracto del libro : AUTISMO del Diagnóstico al Tratamiento

Compilado por el Dr. Daniel Valdez y Dr. Víctor Ruggieri.Editorial Paidós 2011.

Las investigaciones actuales, están mostrándonos que este síndrome, tiene una prevalencia de 1 entre cada 110 nacimientos (USA; 2010),  y que no se está diagnosticando tempranamente, sino que el promedio de edad en que las familias son informadas del diagnóstico, es alrededor de los 7 años.

Por esto es muy importante que los profesionales de la salud, y de la educación, tenga información adecuada y actualizada sobre las características a las que debemos prestar atención para ayudar al niño y a su familia,  haciendo  las derivaciones pertinentes.

Algunas de las conductas que mencionan padres y maestros con frecuencia son:

Dificultad para establecer y mantener relaciones interpersonales. Esto se observa especialmente con sus pares, porque en general, ellos prefieren vincularse para conversar o mantener juegos con los adultos.

No les agradan las reuniones familiares ni sociales en general, si asisten, permanecen cerca de sus padres, sin integrarse a buscar la compañía de otros chicos, o haciéndose muy difícil que participen aunque los demás los vengan a buscar.

Suelen contar que los invitaron a un cumpleaños o reunión social, y se anticipan en sus pensamiento de lo que va a suceder allí, es decir se hace una idea, proyecta  una especie de película  de cómo va a ser la fiesta, piensan que se van a aburrir, y buscan todo tipo de razones para justificar el no querer concurrir.

Se interesan en forma bastante obsesiva por algunos temas, relacionados a la astronomía, a la vida extraterrestre, los dinosaurios, los robots y la inteligencia artificial, entre otros, y les fascina especialmente la tecnología, y todo lo vinculado a video juegos. Algunos son expertos en armado de puzzles de muchas piezas, coleccionistas insaciables, y otros dibujan incansablemente máquinas, y superhéroes.

Muestran marcada indiferencia por temas de la vida cotidiana, y en general por las personas que se encuentran en el ambiente que transcurre fuera de sus  casas.

Cuando están con otras personas, no parecen registrar lo que le sucede al otro, es decir, si una persona llora, si alguien se cae, si otras dos personas se pelean, ellos no van a intervenir, no van a preguntar qué está pasando.

Este hedonismo, esta falta de expresión de emociones y de rapport con el otro, hace que no sean niños que comiencen una pelea, sino que harán todo lo posible por evitarla, por quedarse como paralizados en el lugar sin tomar una decisión de alejarse o tomar partido.

En general, obtienen bajas puntuaciones en las pruebas que miden habilidades de comprensión de situaciones sociales, pues no pueden precisar que acción llevarían adelante ante una situación dada, tienen dificultades para hallar buenas soluciones a problemas cotidianos, y déficit en los niveles pragmáticos del lenguaje a la hora de realizar una narración con coherencia y cohesión.

La memoria vinculada al léxico, a la nominación de objetos, marcas de autos, modelos de computadoras , así como  de dígitos, tales como fechas, números de patentes, teléfonos, etc. suele estar muy desarrollada.

Obtienen altas puntuaciones en pruebas que requieren definir palabras, explicar el funcionamiento de algo, donde despliegan su riqueza en cantidad y calidad de vocabulario.

Este vocabulario, se expresa en forma fluída en general, con un lenguaje formal, hipercorrecto, que sorprende a quien los escucha, por un lado, porque parecen manejarse como adultos en este terreno de la expresión, y en ocasiones, utilizan palabras que pertenecen a colectivos regionales de países centroamericanos,  se parece al lenguaje utilizado por los dibujitos animados doblados al al castellano que ven en la TV.

Su lectura puede ser fluida, correcta, sin presentar dislalias o alteraciones fonético-fonológicas, pero carece totalmente de prosodia.

Su habla es fluida, pueden producir algunas latencias iniciales, pero no es lo común, tienden a ser verborrágicos, pero en este nivel de expresión del lenguaje, producen alteraciones morfosintácticas, a veces difíciles de detectar pues hablan muy rápido, pero que producen tal alteración que nos queda la sensación de habernos perdido en su alocución. Hablan acorde a la velocidad que aparecen las ideas en su pensamiento, y no regulan lo que dicen, no hay una intencionalidad comunicativa. Pierden el hilo conductor, a veces, comienzan a responder una pregunta que le formulamos en forma  adecuada, pero luego, enganchan con otro tema , a modo de contaminación del discurso, que hace que se vuelva confusa la comunicación y se deteriore la comprensión de lo que nos quería transmitir.

No comprenden bien los chistes, la ironía, o el sentido figurado.

No se caracterizan por ser diplomáticos, por lo cual, nos da la sensación de no tener filtro respecto a pautas de educación o respeto instauradas socialmente. Dicen lo que piensan, sin poder reflexionar previamente, si pueden herir a alguien, o si ellos pueden quedar en ridículo.

Del mismo modo, pueden tener comportamientos que resulten desajustados para el contexto social, no entendiendo por qué sus padres o los maestros, u otras personas se enojan por sus actitudes. Esta sensación de incomprensión, de no ponerse en el lugar del otro, de no tener registro que ha realizado algo inadecuado los lleva en general a sentir mucha angustia, o a tener episodios de importante irritabilidad.

Estas situaciones de incomunicación, de obturación del circuito comunicacional, los hacen sumir, sin dudas en un mayor aislamiento y soledad, ya que  es uno de los factores que deteriora sus relaciones interpersonales, debido  a que a  los otros chicos les resulta muy difícil entenderlos.

Síntesis de : Autismo – Del Diagnóstico al tratamiento.

Dr. Daniel Valdez  Dr. Víctor Ruggieri  Editorial Paidós. 2011.


*************************************************************************************************

LA  PACIENTE  CONSTRUCCION  DEL    

ARCO  IRIS.

“Cada uno se define para siempre en un solo instante de su vida, un momento en el que un hombre se encuentra para siempre consigo mismo…”

Jorge Luis Borges.

Esta bella frase de Borges, nos lleva al otro extremo del camino, a pensar sobre aquellas personas cuyas características los llevan al desencuentro consigo mismo.

El autismo es el trastorno de desarrollo de la infancia que ha provocado mayor controversia política, dado que sus síntomas se consideran insólitos y estigmatizantes, y hasta la década de los 80, muchos profesionales sostenían la errónea idea de que era la consecuencia emocional de una paternidad inadecuada; esto complicaba mas, la comunicación del diagnostico por toda la carga emocional que representaba para el grupo familiar.

El autismo, es un trastorno que se ha estimado con una prevalencia de alrededor del 4 -5/10.000, a partir de los nuevos criterios diagnósticos. Sin embargo, en algunas comunicaciones científicas a nivel mundial se  lo eleva al doble; en nuestra práctica cotidiana, también tenemos la impresión de un incremento de la demanda de esta patología, destacando que los varones son afectados tres veces más que las niñas.

Se da una gama tan extensa en la severidad y en los síntomas del autismo que es apropiado hablar de un espectro autista más que de autismo.

Se puede manifestar desde el primer año de vida o aparecer en el segundo año o en la etapa preescolar, presentando en este caso, una perdida del lenguaje, de las habilidades sociales de la capacidad para el juego y a menudo de las capacidades cognitivas adquiridas anteriormente. Estos síntomas pueden estar acompañados o no de otros signos, clásicos,  trastornos de las funciones ejecutivas (entre ellas,  control comportamental, atención, planificación de la acción), déficit sensoriomotores, y crisis epilépticas.

Desde la mirada neurológica, se ha dado una interpretación biológica, donde no se considera al autismo una enfermedad única, sino un síndrome conductual, un criterio de agrupación similar a los conceptos de Retardo mental, Parálisis cerebral infantil o Disfasia; es decir que existen un conjunto de síntomas que permiten la inclusión del niño dentro de la categoría diagnostica de Trastorno Autístico, pero las causas que determinan el origen del trastorno son variadas, siempre y cuando tengan por denominador común afectar una determinada zona del sistema nervioso que da origen a esos síntomas.

Hay muchos trabajos presentados en revistas internacionales que dan cuenta de una posible relación  entre daño cerebral y autismo, en un 10 a 15% de los casos, se encontraron factores biológicos, que tiene diversas causas, genéticas, infecciosas, metabólicas o agresiones directas al encéfalo, la mayor parte de causa no conocida. El riesgo de recurrencia en una familia con un hijo afectado es de 3 a 8%.

Pero la única certeza en este momento respecto al tema, parece ser, “El persistente misterio del autismo” (Revista Brain 2003), y la necesidad de un diagnostico realizado en forma multidisciplinaria y por profesionales con experiencia ya que el abanico de manifestaciones clínicas hace muy difícil su precisión y el diagnostico diferencial con otras patologías.

¿QUE  SINTOMATOLOGIA  SE PUEDE  PRESENTAR ?

“Lo que siento por ti es tan difícil, …tan doloroso como la pobre luz de las estrellas que llega dolorida y fatigada” Lo que siento por ti, anda tanto,… que a veces no te llega”   (*)

Déficit de la interacción social.

Los niños con autismo severo, tiene poco interés en la interacción social, parecen apagados, ensimismados, y en general se resisten a ser abrazados, no responden con seguridad cuando se les llama o fijan su mirada con una expresión vacía.

Varían desde un extremo de completo desinterés por otras personas, que son ignoradas o tratadas como objetos, hasta un modo intrusivo de repetición de preguntas en un intento de mantener la interacción social en movimiento.

Pero hay un gran número de niños, afectados con menor severidad, que expresan afecto solo  con algunas personas y cuando ellos quieren, o de forma indiscriminada e inapropiada. Algunos de ellos se cuelgan de las personas familiares, los tocan, los besan desmesuradamente, prefiriendo siempre más el contacto con los adultos que con otros niños.

Otro grupo son hiperverbales, hablan incesantemente sobre un tema de su elección, sin ser conscientes de si el tema les interesa o no a los demás.

Algunos son excesivamente tímidos y miedosos, y no saben como vincularse con sus pares, resultando  socialmente torpes y rígidos.

“Soy mi padre y mi madre, soy mis hijos

Y soy el mundo

Soy la vida y no soy nada…

nadie…”(*)

Déficit afectivos y repertorio limitado de intereses.

No logran desarrollar una actitud empática, “conectarse” con el otro, interpretar su tono de voz, decodificar su expresión facial, gestos, intenciones, por lo que en general los lleva a tener respuestas inadecuadas, fuera de lugar, que ponen incómodos a los demás.

Presentan un monto de ansiedad muy elevado, muy baja tolerancia hacia la frustración, que se traduce en miedos, en berrinches, en conductas autoagresivas  cuando no se logra satisfacer su demanda.

Debido justamente a un fallo en la función simbólica, el juego, los juguetes, los objetos no tienen para ellos el mismo sentido que para los demás niños. No los veremos simulando,  jugando al como si… por lo que su imaginación, y su capacidad de crear entornos lúdicos que los hagan sentir felices, es casi nula.

Por lo general manipulan juguetes en lugar de jugar con ellos.

El niño con autismo severo en general no juega,  pasa horas con un solo objeto, o rompiendo papel, o sacudiendo una cuerda, pasando luego a un estado de irritabilidad descontrolado si intentamos cambiar esta rutina.

Por lo general llevan como sostén del cual se resisten a separarse, un palo, un pedazo de tela o un hilo.

“Cuando compre un espejo voy a verme la cara,

Voy a verme

Pues que otra manera hay decidme

Que otra manera de saber quien soy?”(*)

Déficit motores, estereotipias, conductas autolesivas.

Es común en los niños autistas la torpeza motriz, y otras alteraciones motrices que se ponen en evidencia cuando les pedimos que imiten nuestros gestos, o que hagan el gesto de servir un vaso de agua, clavar un clavo, etc.

Por otro lado, las estereotipias, que van desde movimientos de todo el cuerpo, como balanceos, dar vueltas, saltar, hacer ruidos, etc, las perseveraciones verbales o motoras, la ecolalia, el repetir varias veces la misma palabra o frase, el realizar los mismos movimientos, oler cosas, conductas autolesivas como golpearse, morderse y no demostrar signos de dolor son muy característicos de este trastorno.

Presentan una anomalía en la sensibilidad o una conciencia de los estímulos distorsionada, por ejemplo, pueden parecer no  escuchar ningún sonido, a ser hipersensibles a otros.

“Como un disco acabado

Que gira y gira y gira

Ya sin música..” (*)

Trastornos del sueño.

Parecen tener sus ritmos circadianos alterados, pueden o dormir muy poco, y despertar a cualquier hora, o tener periodos de sueño excesivo.

“Yo no te pido nada,

Yo no te acepto nada.

Alcanza con que estés en el mundo

Con que sepas que estoy

En el mundo,  Con que seas

Me seas…”

Inteligencia.

No es un rasgo definitorio en este trastorno, pues si bien la mayoría de los autistas tienen un déficit intelectual, también se da en chicos muy inteligentes.

No obstante, la dificultad en las habilidades de ejecución, en la concentración de la atención, y en la toma de decisiones, son características que pueden impedir que aun teniendo un muy buen nivel de inteligencia no logren funcionar de forma eficaz en la vida cotidiana.

Autismo y Epilepsia.

El riesgo de epilepsia es elevado, en especial en los niños autistas con déficit intelectual severo y déficit motores.

La prevalencia de crisis varía con la edad, pero sobre todo es mayor en la primera infancia, donde los espasmos infantiles y el síndrome de Lennox-Gastaut pueden ser los que nos anuncien la posterior sintomatología autista.

“Estoy aquí  En el mundo

En un lugar del mundo

Esperando

Esperando.

Ven

O no vengas

Yo

Me estoy aquí

Esperando.”(*)

Trastornos de Comunicación.

El síntoma que mas frecuentemente lleva a los autistas preescolares a la atención medica es el desarrollo inadecuado del lenguaje. Se plantean muchas preguntas difíciles de responder:   ¿Qué nos quiere decir ? ¿Qué trasmite el niño autista a través de su no-lenguaje, de su conducta tan inexplicable desde nuestra lógica?

“Te estoy llamando… como el destino, como el sueño a la paz,

Te estoy llamando con la voz, con el  cuerpo, con la vida,

Con todo lo que tengo y que no tengo,

Con desesperación, con sed, con llanto.

Como si fueras aire y yo me ahogara

Como si fueras luz y me muriera. “(*)

Debido a que los trastornos en esta área son tan relevantes y en base a lo observado se clasifican en diferentes tipos de acuerdo a lo déficit  que presentan, dejaremos este tema para una segunda entrega, junto con los aspectos de pronostico y tratamiento, asi como las posibilidades de integración escolar.

(*) Las citas son de la obra poética de Idea Vilariño. Me parecieron representativas de algunos de los dilemas del autismo.

Silvia Pérez Fonticiella

Consultora en Neurociencias

IINNUAR  NEUROCIENCIAS ARGENTINA

Córdoba

Argentina.

www.iinnuar.wordpress.com   http://www.neuropedagogiahoywordpress.com

Anuncios
 

9 Respuestas a “AUTISMO DEL DIAGNOSTICO AL TRATAMIENTO.

  1. sonia myriam heredia

    diciembre 12, 2010 at 5:53 am

    TENGO UN HIJO CON ESTE DIAGNOSTICO PERO ESTUVE LEYENDO ESTE INFORME Y SOLO ALGUNAS CARACTERISTICAS POSEE DEL MISMO. ME PIDEN OTRO EXAMEN DE NEUROLOGIA . ME MANDARON AL DDDOCTOR ESFAELO PERO NO SEDONDE ENCONTRARLO. TENGO APROSS . UDS ATIENDEN POR APROSS DONDE Y EN QUE MOMNTOS?.

     
  2. sonia myriam heredia

    diciembre 12, 2010 at 5:56 am

    QUISIERA SABER SI LA DOCTORA FONTICIELLE ATIENDE CON APROSS Y DONDE .

     
  3. Victor Humberto Guerrero

    septiembre 1, 2011 at 9:19 pm

    Necesito ayuda para continuar mi investigación

    Solo podré definir el autismo, si antes consideramos que el sujeto desarrolla su psiquismo a partir de la existencia de un “otro”, que el primer “otro” con quien se encuentra el sujeto es el “propio cuerpo”, que este encuentro, primero con él mismo y luego con el “mundo externo”, es a través de los sentidos, que este encuentro es lo que entendemos como percepción, que con esta percepción y con la “voluntad” es que el sujeto “representa el mundo”, que esta representación del mundo que lo contiene, es particular, análoga, simbólica y no convencional, que es a través del pensamiento, las palabras, los conceptos, la construcción de las ideas; que esta representación se nos evidencia. encuadre teórico(A. Schopenhauer- 1819)

    Que el Autismo parece ser entonces un trastorno general del desarrollo TGD, que comienza en la primera infancia, lejos de donde podemos escudriñar, allí donde un multiplicidad de eventos y elementos intrínsicos, biológicos, genéticos, o ambientales (por nombrar los externos al sujeto). Interactúan en la conformación de un mundo representado distinto, ergo un pensamiento diferente, “pensamiento autista” (Bleuler), una conformación psíquica distinta, por ello un uso diferente de las palabras de las ideas, los conceptos, esta “particularidad” los aísla, NO los encierra en su mundo (trabajo de Marian Sigman), es por el contrario este particular mundo representado el que tratamos de entender, el fenómeno, lo no convencional.

    En esta multiplicidad de eventos y elementos, es en donde muchos buscan la patogénesis del autismo, y se sigue planteando de manera sistemática que es primero, el huevo o la gallina, como llave para establecer la “cura” o la “corrección” temprana del mal, si lo hubiere; y encontramos interminables trabajos, los que siguen pistas genéticas, alteraciones morfológicas del sistema nervioso, mapeos de funciones corticales o áreas específicas del cerebro, alteraciones en la neuroquímica, etc. Parecen haberse superado, o “pasado de moda”, las cuestiones ambientales o las vinculadas a las relaciones mas próximas; lo cierto es que ningún abordaje ha explicado satisfactoriamente si en estos elementos radica definitivamente la génesis del fenómeno.

    Entonces cual es el fenómeno, lo que aparece, el síntoma, en lo que a mi entender resulta constante, es un mundo representado de manera diferente, y si la representación es a través de los sentidos y a través de un “otro”, es en estos elementos que buscaré la etiología.
    Así los conceptos “mundo interior”, “mundo propio”, “encierro en su mundo”, serán por mí estudiados bajo la denominación de mundo representado, con una fuerte impronta metodológica proveniente de las teorías organogénicas dinamistas. (Henry Ey, P.Bernard, Ch. Brisset ,1965)

    Mi base hipotética para la comprensión e investigación de la génesis del Autismo, tiende primero a establecer que el organizador primordial del aparato psíquico es el olfato en su función orgánica y sensitiva, que la no función correcta dinosmia (concepto por mi introducido) nos lleva a una estructuración diferente del aparato psíquico, que la salud del aparato psíquico se establece según el grado de representación que el sujeto tiene del mundo, y como simbólicamente es introducido en él, que la representación del mundo es a través de los sentidos, que una posible dinosmia como disfunción orgánica puede llevarnos a representar al mundo de manera diferente, y que su manifestación clínica puede ser el Autismo.
    Entonces, para el autista la representación de su mundo será simbólicamente diferente y por ello no convencional, de tal modo se lo pude considerar al Autismo como una entidad gnoseológica en si misma y así debe ser estudiado y abordado.
    He sintetizado en esta hipótesis tomando como base teórica, textos de Freud, Schopenhauer, Kanner, Henry Ey, P.Bernard, Ch. Brisset, M. Sigman, Flora Chade, Koupernik, Valleda Cecchi,Asbury, etc.

     
  4. Victor Humberto Guerrero

    septiembre 3, 2011 at 10:45 pm

    Necesito Ayuda para continuar con mi investigacion:

    Solo podré definir el autismo, si antes consideramos que el sujeto desarrolla su psiquismo a partir de la existencia de un “otro”, que el primer “otro” con quien se encuentra el sujeto es el “propio cuerpo”, que este encuentro, primero con él mismo y luego con el “mundo externo”, es a través de los sentidos, que este encuentro es lo que entendemos como percepción, que con esta percepción y con la “voluntad” es que el sujeto “representa el mundo”, que esta representación del mundo que lo contiene, es particular, análoga, simbólica y no convencional, que es a través del pensamiento, las palabras, los conceptos, la construcción de las ideas; que esta representación se nos evidencia. (A. Schopenhauer- 1819)

    Que el Autismo parece ser entonces un trastorno general del desarrollo TGD, que comienza en la primera infancia, lejos de donde podemos escudriñar, allí donde un multiplicidad de eventos y elementos intrínsicos, biológicos, genéticos, o ambientales (por nombrar los externos al sujeto). Interactúan en la conformación de un mundo representado distinto, ergo un pensamiento diferente, “pensamiento autista” Bleuler, una conformación psíquica distinta, por ello un uso diferente de las palabras de las ideas, los conceptos, esta “particularidad” los aísla, NO los encierra en su mundo (trabajo de Marian Sigman), es por el contrario este particular mundo representado el que tratamos de entender, el fenómeno, lo no convencional.

    En esta multiplicidad de eventos y elementos, es en donde muchos buscan la patogénesis del autismo, y se sigue planteando de manera sistemática que es primero, el huevo o la gallina, como llave para establecer la “cura” o la “corrección” temprana del mal, si lo hubiere; y encontramos interminables trabajos, los que siguen pistas genéticas, alteraciones morfológicas del sistema nervioso, mapeos de funciones corticales o áreas específicas del cerebro, alteraciones en la neuroquímica, etc. Parecen haberse superado, o “pasado de moda”, las cuestiones ambientales o las vinculadas a las relaciones mas próximas; lo cierto es que ningún abordaje ha explicado satisfactoriamente si en estos elementos radica definitivamente la génesis del fenómeno.

    Entonces cual es el fenómeno, lo que aparece, el síntoma, en lo que a mi entender resulta constante, es un mundo representado de manera diferente, y si la representación es a través de los sentidos y a través de un “otro”, es en estos elementos que buscaré la etiología.

    Así los conceptos “mundo interior”, “mundo propio”, “encierro en su mundo”, serán por mí estudiados bajo la denominación de mundo representado, con una fuerte impronta metodológica proveniente de las teorías organogénicas dinamistas. (Henry Ey, P.Bernard, Ch. Brisset ,1965)

    Mi base hipotética para la comprensión e investigación de la génesis del Autismo, tiende primero a establecer que el organizador primordial del aparato psíquico es el olfato en su función orgánica y sensitiva, que la no función correcta dinosmia (concepto por mi introducido) nos lleva a una estructuración diferente del aparato psíquico, que la salud del aparato psíquico se establece según el grado de representación que el sujeto tiene del mundo, y como simbólicamente es introducido en él, que la representación del mundo es a través de los sentidos, que una posible dinosmia como disfunción orgánica puede llevarnos a representar al mundo de manera diferente, y que su manifestación clínica puede ser el Autismo.

    Entonces, para el autista la representación de su mundo será simbólicamente diferente y por ello no convencional, de tal modo se lo pude considerar al Autismo como una entidad gnoseológica en si misma y así debe ser estudiado y abordado.

    No he querido extenderme en cuales son los fundamentos teóricos para sostener esta hipótesis ni cuales han sido los autores tomados como referencia para llegar a esta síntesis.

     
  5. Pingback: + en detalle
  6. Adriana T. Hourgue

    septiembre 18, 2012 at 9:48 pm

    Tengo a mi hijo de 5 años con diagnostico TGD y si bien esta en tratamiento me gustaria ayudarlo de todas las formas posibles para mejorar su calidad de vida, quizas porque inconcientemente me sienta culpable de ello por mas que me digan que no. Me encanto el libro, esta muy bien explicado y mejor aun seria que docentes y medicos se interiorizaran en el tema. Soy una mama muy observadora y yo detecte los primeros signos a los dos años pero el camino es arduo y dificil cada dia.

     
  7. Laura Tello

    junio 2, 2016 at 3:10 pm

    Hola me parece muy interesante lo publicado….quisiera de ser posible información sobre inclusión escolar …vía gmail….gracias

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: