RSS

TRASTORNO SEMÁNTICO-PRAGMÁTICO – DETECCIÓN ESCOLAR

21 Jun

Imagen

¿Qué sabemos acerca del Trastorno Semántico-Pragmático del lenguaje? Espaciofamiliar.net

Es probable que entre sus alumnos se encuentre alguno con las siguientes características:

  • No se comunica con sus pares
  • Tiende a jugar solo
  • Presta poca atención y fijación visual
  • Evidencia aleteo
  • Gira sobre su eje en forma repetitiva
  • Marcha en la punta de los pies
  • Su rendimiento es superior en el área ejecutiva que en la verbal
  • Su capacidad intelectual es “normal”, pero no comprende instrucciones
  • Habla “con un acento como de extranjero”
  • Mira fijamente los ojos de su interlocutor.

Si nos detenemos a analizar, encontramos que se parece a un autista ¿verdad?, pero no cumple los criterios, tampoco los cumple para considerarlo Asperger, entonces ¿de qué estamos hablando?

Autismo, Asperger y Trastorno Semántico- Pragmático ¿dónde están los límites?

En el Trastorno Semántico Pragmático si bien existe un retraso en el desarrollo temprano del lenguaje, empero, el niño tiene más capacidad para socializar, evidencia rasgos autistas suaves, ecolalia, pero la poca severidad no reúne los criterios para considerarlos autistas, sin embargo, forma parte de un continuo autista ya que no son cualitativamente distintos.

Origen del Trastorno Semántico Pragmático

Fue originalmente definido en 1983 por Rapin y Allen, para describir a un grupo de niños que presentaban rasgos autistas leves y problemas específicos de lenguaje semántico-pragmático.

Los padres de estos niños referían que sus primeras palabras aparecieron tarde. Los problemas se identificaban normalmente por primera vez entre los 18 meses y los 2 años, cuando el niño presentaba una ausencia o un limitado vocabulario según lo esperado para su edad.

Muchos padres podrían pensar que eran sordos, porque aparentemente no respondían cuando se les hablaba. Sin embargo, el problema no era sordera sino que se les dificulta procesar el significado del lenguaje.

Básicamente se les dificulta extraer el significado de las cosas, por ejemplo: un niño puede ver un pato escondido en un dibujo pero no comprende la historia que refleja el dibujo; ello trae como consecuencia que no se les hace grato los cambios por eso quieren comer siempre lo mismo, usar la misma ropa, tienen rutinas y desarrollan intereses obsesivos.
Estos pequeños son literales y se les dificulta entender los chistes, cuando les mienten o engañan.

Un detalle importante es que aprenden muchas palabras “las memorizan” pero no conocen su significado, su lenguaje puede ser escolástico como forma de aprender pero puede ser incapaz de explicar que hizo en clase toda la mañana.

Se le dificulta ponerse en los zapatos del otro, por ello se les dificulta vincularse con sus pares, no saben jugar  y no son creativos. Por ejemplo: pueden ver un programa de televisión, memorizarlo y repetirlo pero no lo comprenden. En este sentido, es importante controlar los programas violentos ellos pueden literalmente lanzarse por la ventana creyendo que son superman.

Tienen dificultades en sus habilidades motoras gruesas y finas, aprenden más tarde a montar bicicleta, no obtienen éxito en fútbol (por las reglas del juego y son un poco torpes) y evidencian inmadurez en la pinza fina (tomar un lápiz).

Por todo lo expuesto, a continuación se sugerirán algunas recomendaciones para facilitar la labor de padres y docentes, con el fin de proveerles a estos menores de mayor calidad de vida:

  1. Hogar y aula estructurada, avísele con antelación si realizará cambios en la rutina.
  2. Normas claras.
  3. Hablar mucho con ellos y siempre pregúntele qué entendió.
  4. Enseñarles a esperar su turno para hablar.
  5. Es conveniente que estudien en colegios regulares donde los niños los inviten a socializar.
  6. Explicarle a los compañeritos su condición, para juntos ayudarlo y evitar discriminaciones.
  7. Ayudarle a hacer la tarea.
  8. Realizar deportes.
  9. Conocer el programa del lapso y estimularlo en casa.
  10. Es preciso un horario para todas las actividades especialmente en la tarde.
  11. Jugar con ellos, para enseñarles a vincularse.
  12. Descubrir sus intereses y enseñarle con ese tema a sumar, etc.
  13. Sincronía en normas y límites entre los padres y maestros.
  14. Sugiérale alguna forma de conducta alternativa, recuerde que son literales y es preciso decirles lo que deben hacer.
  15. Se sugiere un equipo multidisciplinario constituido por padres, terapista de lenguaje, psicopedagoga, psicóloga y maestra.

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: