RSS

CONSTRUIR AL HOMBRE PARA CONSTRUIR LA SOCIEDAD

20 Jun

Imagen

El ambiente de crisis del modelo institucional impuesto en nuestro país, y observado en las múltiples protestas de estudiantes y profesores, y de los diferentes gremios como la salud y la administración publica en el país, hacen sentir que las instituciones no han sido capaces de dar respuestas coherentes a las demandas de estudiantes y gremios. Es en esta medida que parece necesario pensar la sociedad en que se quiere vivir, repensar para constituir entidades modernas, capaces de impulsar las ineludibles evoluciones que cada organismo requiere a los efectos de abrir los cauces libertarios en la construcción de una sociedad moderna y más adaptada a las evoluciones de los tiempos actuales, una sociedad cuya capacidad para comprender los rumbos históricos y comprender su propio desarrollo para proponer e impulsar todas aquellas cosas que signifiquen una centralidad humanista, a fin de construir una Humanidad más justa, más libre, más fraterna, más inteligente y más solidaria.

 En esta construcción, es necesario también pensar en un nuevo hombre, capaz de construirse asimismo, para hacer de cada individuo un ser integral que refleje todas las sensibilidades, de hombres de buena voluntad, deseosos por formar parte de la edificación de una nueva civilización, aquella que pugna por nacer en medio de las incertidumbres del mundo actual con las nuevas realidades tecnológicas.

No se puede perder de vista que en esta sociedad actual la brecha es impresionante en materia de posibilidades y se observa que ella se expande a velocidades nunca antes  vista entre quienes podrán tener acceso y quienes no a este nuevo mundo tecnológico, aparece entonces un nuevo enfoque de las cosas, las que deben hacer reflexionar acerca de la creación de nuevos mecanismos de control y poder, las normas éticas que diseñen las fronteras para no traspasar, así como los nuevos senderos por los que debe transitar el progreso social.

Por tanto, se hace necesario afianzar un sistema social realmente representativo de la voluntad popular, lo que pasa por instaurar un nuevo régimen social. En esta medida emergerá una nueva sociedad, capaz de estimular el nacimiento de una nueva civilización, esa que las personas quieren y demandan, la que ha de tener el impulso y el espíritu de combate de los pioneros del pasado, quienes con esfuerzo fueron capaces de construir una civilización humanista la que nacida bajo el paradigma Libertad Igualdad y fraternidad, le dieron a las generaciones venideras la responsabilidad de asumir el desafío con el futuro, para construir la civilización necesaria para esta era tecnológica.

Para ello, es necesario poner el acento en que la educación se enfoque en construir, a partir de la eficacia de los contenidos, construir ciudadanía y laicidad. Y a partir de ahí, el surgimiento de ciudadanos dispuestos a profesar la política como una virtud. Solamente una ciudadanía esclarecida desde el punto de vista de los valores, derechos y obligaciones, logrará frenar el mal endémico de las sociedades, que es la existencia de charlatanes. Los ciudadanos deben recuperar el espacio público que por derecho les corresponde.

El llamado es a reflexionar sobre los nuevos contenidos y conceptos necesarios en la educación nacional y en la formación de nuevas formas democráticas para las instituciones y a partir de ello darles significaciones actualizadas y universales para construir el progreso y la solidaridad necesarios. No se puede continuar hablando de progreso social en el sentido antiguo, sino de un modo que se traduzca en un respeto por la vida de las personas, sin discriminaciones, y con inclusión de zonas enteras de nuestras sociedades en donde el progreso no ha llegado aún.

Esta es una tarea primordial formar, construir y educar al individuo, para que en él devenga un ciudadano, en un proceso continuo y que lo siga a lo largo de su vida, para ayudarlo a adaptarse a las nuevas señales de la vida en sociedad en la medida que el cambio global se vaya desarrollando. La nueva sociedad debe y puede protagonizar una unidad de ideas que refuerce los nobles propósitos. También debe contribuir a la unión entre las personas, en un ambiente de solidaridad, para continuar por el camino de progreso que empuñan los ideales, de quienes comparten inquietudes similares, y para crear los puentes necesarios que den fuerza a la sociedad.

 Como en el pasado y con el ejemplo de hombres honestos, hoy también se esperan grandes debates y sacrificios para protagonizar las grandes tareas. Por ello es necesario estar a la altura para aportar los principios y valores en la construcción del destino común.

Freddy Ponce

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: