RSS

Archivos Mensuales: mayo 2014

SOBREPROTECCIÓN INFANTIL Y SALUD MENTAL EN EL ADULTO

  • Por JOSÉ A. RODRÍGUEZ para Eroski Consumer

El exceso de protección de los padres sobre los hijos durante la infancia se relaciona con problemas psicológicos en la vida adulta

Padres que no permiten que sus hijos vayan de excursión, que hacen los deberes por ellos, que no les dejan dormir en casa de un amigo… La sobreprotección infantil ayuda a calmar la angustia de los padres, pero puede ser una piedra en el camino para el desarrollo de sus hijos. En este artículo se explica qué consecuencias perjudiciales están asociadas a la sobreprotección infantil y se aportan consejos para evitarla.

 La relación de los progenitores con sus hijos es determinante para el desarrollo psicológico de estos. No obstante, hoy en día, es frecuente que muchos padres se sientan culpables por no poder pasar más tiempo con ellos, por cuestiones laborales, y se vuelquen de forma excesiva y sobreprotectora.

Los padres sobreprotectores son aquellos que están de forma continua pendientes de evitar que sus hijos se expongan a situaciones conflictivas, angustiantes o dolorosas. Son quienes les hacen los deberes si ven que son incapaces, que toman decisiones que por edad ya deberían tomar sus niños, que dan todo lo que les piden para evitar que se frustren, los que no quieren que vayan de excursión o que se queden a dormir en casa de algún amigo, que no dan tareas del hogar, que no quieren separarse nunca de ellos, que disculpan cualquier error o travesura que cometan sus hijos…

Los peligros de la sobreprotección infantil

Numerosas investigaciones señalan que la sobreprotección puede ser un lastre para el desarrollo del niño y que, incluso, puede afectar de forma negativa y profunda al futuro adulto. Aunque no todos los pequeños reaccionarán igual ante un estilo relacional sobreprotector por parte de sus padres, muchos tendrán baja tolerancia a la frustración y una incapacidad para reconocer sus errores, serán inseguros con problemas para relacionarse con los demás, tendrán un desarrollo psicológico inferior a su edad o serán niños que siempre están aburridos o descontentos.

Sobreprotección infantil: poca tolerancia a la frustración

Las equivocaciones y los pequeños sinsabores ayudan a los niños a desarrollar una saludable tolerancia a la frustración

Los padres que sobreprotegen a sus hijos creen que, actuando como lo hacen, protegen a sus hijos de los sinsabores y las frustraciones de la vida. Pero, en realidad, consiguen el efecto contrario. Las emociones negativas, como la frustración, son su mejor entrenamiento. Durante los primeros años de vida, es necesario que los niños sientan que sus progenitores están para protegerles. De este modo, crecen con confianza para aventurarse a explorar el mundo. Pero, poco a poco, también deben equivocarse y sentirse frustrados o aburridos. Pequeños sinsabores que les ayudan a desarrollar una saludable tolerancia a la frustración.

Una investigación realizada en el año 2007 por científicos de la Universidad de Illinois (EE.UU.) muestra que cuanto menos protegen los padres a sus hijos de las emociones negativas, mayor es el grado de madurez de estos. Asimismo, detrás de la negativa de muchos niños por ir al colegio puede haber un exceso de protección (sobre todo, por parte de la madre). Y esta sobreprotección puede generar un peligroso círculo vicioso. El pequeño excesivamente protegido por sus progenitores no querrá separarse de ellos, porque se siente inseguro. Así que los padres, al ver que el niño se pone nervioso en determinadas situaciones (como ir de excursión), reaccionarán protegiéndolo aún más.

Sobreprotección con consecuencias para el futuro adulto

Pero las consecuencias negativas del exceso de protección de los hijos no acaban en la infancia o la adolescenciaUna persona que pasa por estas etapas de la vida tan importantes para el desarrollo personal sin apenas frustrarse, porque ha vivido sobreprotegida, puede sufrir muchísimo cuando se adentre en la “jungla” de la vida adulta.

Una de las herramientas que emplean los psicólogos para analizar el estilo relacional de los progenitores con sus hijos es el PBI (Instrumento de Vínculos Parentales, en sus siglas en inglés). Esta herramienta mide la sobreprotección (control, infantilización y negación de la autonomía) y el cuidado. En función de estos dos factores, hay cuatro grandes vínculos parentales: óptimo (alto cuidado, baja sobreprotección), ausente o débil (bajo cuidado, baja sobreprotección), constreñido (alto cuidado, alta sobreprotección) y control sin afecto (bajo cuidado, alta sobreprotección).

Gordon Parker, psiquiatra de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), realizó una interesante investigación en la que relacionaba estos estilos educativos con los trastornos más habituales de los adultos. Observó que quienes sufrían problemas depresivos, neurosis de ansiedad o esquizofrenia y más recaían señalaban que sus padres habían sido muy sobreprotectores pero poco cuidadosos (vínculo de control sin afecto). En otro estudio, Stanley Rachman, psicólogo de la Universidad British Columbia (Canadá), señaló que los pacientes con trastorno obsesivo compulsivo tenían a sus padres como sobreprotectores.

Consejos para evitar la sobreprotección

Ver sufrir a un hijo no es agradable. No obstante, el sufrimiento o la frustración son aspectos fundamentales en el desarrollo de los niños. Es necesario que los progenitores sobreprotectores aprendan a sufrir menos en situaciones en las que su impulso es proteger al hijo cuando “no toca” (por ejemplo, si tienen el impulso de que no vaya de campamentos por miedo a que “le suceda algo”). Asimismo, es aconsejable analizar el porqué de la sobreprotección de los adultos: falta de autoestima, una infancia problemática, problemas de pareja, sentimiento de culpa como padres…

Los adultos pueden y deben proteger a sus hijos, pero no sobreprotegerles. Proteger significa dejar que estos se equivoquen o sufran pero que sientan que sus padres están para ayudarles. Los especialistas ponen como ejemplo que no hay que hacerles los deberes; son los escolares quienes deben hacerlos y, si no lo logran, pedir ayuda a sus padres. Y no hay que anticiparse a la frustración. Hay que esperar que el niño se equivoque o su frustre, de vez en cuando (sin poner en peligro su integridad física o psicológica), para que vaya madurando.

 

SOBREPROTECCIÓN INFANTIL Y SALUD MENTAL EN EL ADULTO

Imagen

 

 

¿CÓMO SE APRENDE A ESTUDIAR?

  • Por MARTA VÁZQUEZ-REINA para EROSKI Consumer

Imagen

La falta de organización y concentración, son algunos de los errores que dificultan el aprendizaje

“Es muy inteligente, pero no aprueba”; “estudia mucho, pero luego suspende”. Sentencias como éstas se les escuchan a padres cuyos hijos en edad escolar, no obtienen los resultados académicos deseados. Las causas de este bajo rendimiento no hay que buscarlas siempre en la capacidad o en la inteligencia de los estudiantes. A menudo, el origen del problema es diferente: “no saber estudiar”.

 En su libro “Aprender a estudiar, no es imposible”, el profesor Joaquín Almela define el término “estudiar” como una situación en la que el estudiante debe “situarse adecuadamente ante unos contenidos, interpretarlos, asimilarlos y retenerlos para después poder expresarlos en una situación de examen o en la vida práctica”. El problema surge cuando el alumno tiene dificultad para llevar a cabo una o varias partes de este proceso de forma efectiva.

Las dificultades se pueden corregir, pero esto debe hacerse a tiempo, para que no se conviertan en un hábito

Estas dificultades pueden residir en características personales del alumno, como la falta de atención o la mala memoria, en actitudes hacia el estudio, como el desinterés o la desmotivación, en cuestiones organizativas, como la falta de método, técnicas y estrategias de aprendizaje, o en aspectos ambientales, como la carencia de un lugar adecuado para estudiar o la abundancia de distracciones en el entorno. Todas estas dificultades se pueden corregir de forma sencilla, lo importante es hacerlo a tiempo para que no se conviertan en un hábito que marque la trayectoria académica del estudiante durante su vida escolar.

Analizar la situación

El primer paso que deben dar los progenitores, junto con los propios estudiantes, es analizar de forma detenida los diferentes problemas que detecta el alumno al estudiar. El escolar que obtiene bajas calificaciones, no es el único que tiene dificultades, también puede tenerlas quien, a pesar de conseguir buenos resultados, ha tenido que realizar un esfuerzo mayor para alcanzarlos.

En el proceso de análisis deben intervenir los docentes o profesionales de apoyo

Las dificultades pueden originarse en el momento de abordar el estudio en casa, pero también pueden tener de base una actitud errónea en clase. Estos profesionales son un apoyo esencial para obtener recomendaciones sobre estrategias, técnicas y recursos idóneos para estudiar de forma efectiva.

Errores habituales

Cada estudiante es único, pero en función de sus dificultades de estudio pueden definirse varios perfiles: quien estudia mucho y no aprueba, quien estudia bien pero falla en los exámenes, quien no quiere estudiar… Según estas tipologías, las dificultades o los errores pueden residir en unos u otros aspectos:

  • Método de estudio: como afirma Ramón González Cavanach, en su obra ‘Estrategias y técnicas de estudio’, una de las razones por las cuales un alumno no es un buen estudiante puede ser: “abusar de técnicas y estrategias simples centradas en la repetición y el repaso, en detrimento de otras más complejas como la elaboración de esquemas o la construcción de supuestos”. Los especialistas recomiendan revisar este aspecto metodológico, sobre todo, en los casos de alumnos cuyo rendimiento al estudiar no se refleja en los resultados. Un uso adecuado de las principales técnicas de aprendizaje, permite disminuir el tiempo de estudio y aumentar la habilidad para comprender la información.
  • Concentración: en ocasiones, el alumno tiene voluntad de estudiar, pero no es capaz de concentrarse en sus tareas. En estos casos, hay que revisar y eliminar los elementos de distracción que pueden provocar esta falta de concentración y proporcionarle un lugar de estudio adecuado alejado de las disrupciones.
  • Planificación: la abultada agenda de actividades extraescolares que atienden cada día muchos estudiantes impide que cuenten con el suficiente tiempo para organizar su estudio. Un alumno considerado perezoso, en ocasiones es tan solo un alumno cansado, sin ganas de estudiar después de una jornada agotadora. Es necesario que los padres y alumnos planifiquen un horario realista, adaptado a la edad del niño y su perfil, que le permita adoptar una rutina de estudio eficiente.
  • Comprensión: algunos estudiantes son incapaces de estudiar de forma eficiente porque carecen de la base necesaria para entender la materia. Estos casos, más frecuentes en alumnos que cambian de nivel o de centro, necesitan una intervención del docente de apoyo o terapeuta, que oriente a los padres y al alumno sobre los contenidos que debe reforzar para ponerse al día en la asignatura.
  • Motivación: la falta de interés y una actitud negativa hacia los estudios es una de las principales causas del fracaso escolar. Desde el entorno familiar, los progenitores pueden motivar a sus hijos si muestran interés por sus tareas, participan en ellas y expresan satisfacción ante sus logros. Por otra parte, los docentes en el ámbito académico, pueden utilizar distintas estrategias motivadoras que ayuden a despertar el interés del alumno por las materias y fomente el sentimiento de competencia.
  • Ansiedad: distintas actitudes mentales como la inseguridad, el nerviosismo y la ansiedad pueden provocar que un buen alumno sea incapaz de demostrar sus conocimientos en el momento de enfrentarse a un examen. Se debe enseñar a estos estudiantes a preparar la mente para el examen, fomentar la confianza y seguridad en sí mismos y evitar que cometan errores frecuentes, como estudiar de forma desmesurada el día anterior, dormir poco o alimentarse mal.
 

“La vida no tiene sentido”: El vacío existencial en estudiantes por Carlos Castro

Ssociólogos

La investigación tuvo el propósito de analizar el grado de realización interior del sentido de la vida de los estudiantes de pregrado en la U.C.A.B. del año académico 1998-1999. Con el fin de analizar la presencia del vacío existencial en los estudiantes. Caracterizar el perfil del estudiante Ucabista basándose en su grado de realización del sentido de la vida. Determinar si existe relación entre el sentido de la vida del estudiante y la presencia del vacío existencial con la carrera que estudie, el sexo, la edad, el año de estudio y su realización existencial en sus relaciones cara-a-cara sociales, familiares y en su carrera de estudio.

desapego-500x316

El estudio fue de corte exploratorio utilizando como técnica de análisis de los datos el Path análisis; con la ayuda del programa estadístico SPSS, en función de los datos obtenidos de una muestra de 130 estudiantes de pregrado, resultante de un muestreo probabilístico estratificado…

Ver la entrada original 285 palabras más

 

✍ El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen [1960]

Teoría de la historia

El historiador francés Philippe Ariès puso de manifiesto que la concepción que nosotros tenemos de la infancia es relativamente reciente y no se remonta más allá del siglo XVII o XVIII. El desarrollo dentro de los estudios históricos de lo que se ha denominado la “historia de las mentalidades” ha llevado a centrarse sobre problemas tales como la consideración del niño a lo largo de la historia, la evolución de las prácticas de crianza, las relaciones entre padres e hijos, la historia de la familia, de la vida cotidiana, o de la concepción de la muerte. El libro de Philippe Ariès, “El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen” que se publicó en 1960, tuvo una gran difusión, sobre todo, a través de su versión inglesa y puso de moda este tipo de estudios. Ariès examina el papel del niño y la familia hasta el siglo XVIII y…

Ver la entrada original 7.299 palabras más

 

Obra completa de Paulo Freire disponível para download

Obra completa de Paulo Freire disponível para download

Obra completa de Paulo Freire

LOID

Paulo Freire Paulo Freire

O Centro de Referência Paulo Freire, dedicado a preservar e divulgar a memória e o legado do educador, disponibiliza a obra completa de Paulo Freire (1921-1997). No portal, diversos documentos e escritos do educador, como vídeos das aulas, conferências, palestras e entrevistas. O acervo também disponibiliza artigos e projetos de pesquisadores dos ensinamentos freirianos. Clique aqui.

O objetivo do portal é preservar os materiais existentes, garantir e democratizar acesso qualificado à obra e ao legado de Paulo Freire, inclusive a pessoas com deficiência visual. As funções do portal virtual é organizar e catalogar o acervo físico do Centro de Referência Paulo Freire; digitalizar trinta mil páginas de textos, cem vídeos, duzentas fitas cassetes, quinhentas fotos produzidas por Paulo Freire ou que apresentem o educador e, na perspectiva da inclusão social, disponibilizar duas mil páginas de e sobre Paulo Freire a pessoas com deficiência visual. Outro aspecto…

Ver la entrada original 124 palabras más

 
Imagen

LA SOCIOLOGÍA EN LOS TIEMPOS DEL INDIVIDUO

LA SOCIOLOGÍA EN LOS TIEMPOS DEL INDIVIDUO

Entrevista al sociólogo Darío Martucelli

 

Etiquetas: , , , , , ,

How your brain works during meditation

Simbiotica's Blog

See on Scoop.itSimbiosis entre Filosofía y Ciencia

Mindfulness. Zen. Acem. Meditation drumming. Chakra. Buddhist and transcendental meditation. There are countless ways of meditating, but the purpose behind them all remains basically the same: more peace, less stress, better concentration, greater self-awareness and better processing of thoughts and …

Alejandro Alvarez Silva‘s insight:

Ver al respecto la obra de Alejandro Álvarez Silva “Ciencia y meditación”. (http://www.letraclara.com/index1_ciencia_y_meditacion.html)

See on medicalxpress.com

Ver la entrada original

 

¿Existe la burbuja “neurociencientífica”?

Neurociencia para Psicologos

“El think tank ISSP (The Initiative for Science, Society, and Policy) ha publicado recientemente una interesante noticia acerca de la investigación, haciendo referencia a un artículo aparecido en la revista científica Philosophy and Technology sobre la similitud entre las burbujas financieras y un símil en la investigación científica.

Los autores del estudio son V.F Hendricks y B. Pedersen, profesores de filosofía de la University of Copenhagen, quienes sostienen lo siguiente:
En las finanzas, la primera condición para una burbuja se produzca es que un exceso de liquidez se concentre en muy pocos bienes. La segunda es la presencia de especuladores. En ciencia, del mismo modo, si demasiada financiación para investigación que se concentra en muy pocos temas, y todos los investigadores especulan en estos mismos temas científicos con el objeto de atraer fondos, una potencial burbuja de científica se puede estar formando“.
Los autores señalan como una…

Ver la entrada original 472 palabras más

 

El trabajo como problema de análisis sociológico – existencial

Ssociólogos

En la última década las diversas fluctuaciones del mercado global han puesto en evidencia una vez más las diferentes “crisis” por las cuales suele atravesar el sistema capitalista.  La más reciente ha puesto sobre el tapete la reflexión sobre el impacto de los cambios en el mundo laboral.

Orange toon with colorful gears and stopwatch.

En el hoy día clásico libro de Daniel Bell (1973) “El advenimiento de la Sociedad Post-Industrial”, se esbozaban las líneas de transformación de la sociedad industrial-fabril-laboral.  La nueva sociedad se enfocaría hacia los servicios, distribución, reparto y el consumo de bienes, siendo más tecnológica, digital e interconectada. Su foco estaría en el capital intelectual como elemento diferenciador del valor agregado de los productos finales.

Este advenimiento generó una transformación en las formas de relacionarse laboralmente. Un cambio que a juicio de Jeremy Rifkin (1995), implicaba el fin del trabajo. Un final, no en los términos añorados por el marxismo…

Ver la entrada original 884 palabras más

 
 
A %d blogueros les gusta esto: